VISITA SPLIT EN 2 DÍAS

Split, una de las ciudades mas turísticas de Croacia, se ubica en el centro de la costa dálmata, con unos 200,000 habitantes está muy bien comunicada en lo que a transporte se refiere, tanto aéreo, como terrestre y marítimo.

Además dispone de un aeropuerto que conecta con las principales plazas internacionales, especialmente las europeas, y cuenta con una terminal de ferrys que enlazan con una gran cantidad de islas del Adriático croata, como Hvar, una de las más conocidas y que sería nuestro próximo destino.

Para empezar os mostramos el presupuesto que gastamos en nuestro viaje a Split durante los 2 días que estuvimos en la ciudad.

1.- Los precios indicados corresponden al total gastado por persona durante 2 días.
2.-El presupuesto de vuelos incluye: vuelo de ida y vuelta de Barcelona-Split.
3.- El precio del coche corresponde a la parte proporcional de 2 días.

Nuestra ruta parte desde el aeropuerto de Barcelona a las 8:00 de la mañana, un buen madrugón que siempre abarata un poco el precio del billete 🙂

Tras un cómodo viaje de aproximadamente dos horas de duración sobrevolando el Mediterráneo y la bella Italia aterrizamos en la ciudad croata de Split, que nos servirá de alojamiento durante nuestro primer día en el país.

Patear la ciudad nos llevará 24 horas, tiempo suficiente para recorrer el centro y su paseo marítimo, los principales atractivos turísticos de la ciudad.

Como dato, os comentamos que existe una ruta de ferry entre Split y Ancona, que une Croacia con Italia en unas 9 horas, lo que permitiría al viajero con tiempo suficiente descubrir la Costa Adriática Italiana.

Ya sea por su pequeño tamaño o por el grado de conservación de su patrimonio histórico, Split no cuenta con la fama suficiente para situarse entre las principales ciudades turísticas.

Sin embargo,  su esplendoroso pasado romano ha dejado joyas como las ruinas del Palacio de Diocleciano, levantado por el emperador romano en el siglo IV , la Puerta Aurea, la Puerta Aenea o el Palacio de Júpiter.

Todos esto unido a su empedrado casco viejo con más de 200 edificios históricos, constituyen un patrimonio arquitectónico y cultural que seducen a cualquier viajero que esté dispuesto a darle una oportunidad.

UN POCO DE HISTORIA SOBRE SPLIT

Split es una ciudad con una historia apasionante. Debido a su estratégica posición como punto de acceso a Occidente, a lo largo de 2.000 años, sus habitantes sufrieron el paso constante de sucesivos imperios que se asentaron en la región a lo largo del tiempo.

Originalmente la ciudad creció alrededor del palacio fortificado que el emperador romano Diocleciano construyó para su retiro en el año 305, y en el que ocho años más tarde sería sepultado.

El Palacio se convirtió en el núcleo de la ciudad de Spalato -como se llamaba en la época- especialmente a partir del siglo VII.

Siglos más tarde, los refugiados de la ciudad romana de Salona, saqueada por los ávalos -pueblo nómada de Asia Central- convirtieron el Palacio en una ciudad fortificada y el mausoleo de Diocleciano en la catedral de la ciudad.

Durante los dos últimos siglos del primer milenio la ciudad quedó bajo soberanía bizantina comenzando la eslavización de la ciudad.

A principios del siglo XII, la zona fue conquistada por los húngaros hasta que en 1420, los venecianos consiguieron la soberanía de la región de Dalmacia, lo que proporcionó a la ciudad de Spalato –Split– una época de esplendor. Sus restos arquitectónicos pueden observarse hoy día a través de maravillosos edificios y del campanario construidos fuera de las murallas de la ciudad.

Durante un siglo convulso en la que Spalato pasa por manos de diferentes imperios modernos, tras la Primera Guerra Mundial la ciudad pasa a formar parte del Reino de Yugoslavia -Conformado por la alianza de Serbios, Croatas y Eslovenos- y recibe su nombre croata de «Split» en 1919.

Años después, tras la Segunda Guerra Mundial, Croacia se integra en la Segunda Yugoslavia, de la que finalmente se declararía independiente en junio de 1991, lo que desencadenó una cruenta guerra con Serbia, que se prolongaría 4 años y que dejaría al país marcado hasta nuestros días.

QUE VER EN SPLIT EN DOS DÍAS

Su convulsa y apasionante historia ha quedado marcada a través de un rico patrimonio histórico y arquitectónico en el que puede apreciarse la influencia de los distintos pueblos que habitaron esta ciudad dálmata.

De la época romana podemos visitar, el Palacio de Diocleciano, que es el monumento más emblemático de la ciudad. De este mismo periodo datan las famosas puertas de la ciudad:

  • La Puerta Aurea (Oro) por la que sólo podía acceder el emperador y sus familiares.
  • La Puerta Argentea (Plata) que conduce al Peristilo.
  • La Puerta Ferrea (Hierro) que fue la más importante durante la Edad Media, por ser la puerta de acceso a la ciudad exterior.
  • Y la Puerta Aenea (Marítima) que da acceso al puerto de Split desde el sótano del palacio de Diocleciano.

Junto al Palacio encontramos el Templo de Júpiter, levantado en honor al Dios romano, que es la segunda joya que no te puedes perder en Split.

Sus columnas y las esfinges de su puerta que Diocleciano ordenó traer directamente de Egipto, lo convierten en una visita obligada si pasas unas horas en esta ciudad!

Por su parte, el Peristilo constituía la plaza imperial del Palacio de Diocleciano y durante la Edad Media fue el centro religioso de la ciudad. Aquí podemos ver otra de las esfinges que el emperador se trajo de Egipto.

Por último, otro lugar de visita obligada es la Catedral de San Domnius, que en un principio sirvió como mausoleo del emperador y que siglos después se convirtió en uno de los edificios católicos más antiguos de Europa.

Por cierto, no esperéis encontrar a Diocleciano enterrado en su mausoleo porque tristemente sus restos desaparecieron en algún punto de la historia de la ciudad!

Para acabar, con la ruta no podemos dejar de visitar los vestigios de la época veneciana, que se distribuyen por la ciudad en forma de varias plazas rodeadas por edificios renacentistas como la Plaza de la Fruta, en la zona exterior de las murallas. Aquí se localiza la torre veneciana y el palacio Milesi. Otro lugar de origen veneciano es la Plaza de la República, situada en el paseo marítimo.

Tras visitar Split, continuamos nuestra ruta por Croacia poniendo rumbo a la Isla de Hvar y días después a Dubrovnik. No te pierdas nuestros posts!

DÓNDE DORMIR Y COMER EN SPLIT

La ciudad de Split tiene un tamaño bastante contenido por lo que se puede recorrer andando sin problema todo su centro histórico. Esto supone una ventaja a la hora de buscar alojamiento porque no es necesario que esté en el mismo centro para considerarlo bien ubicado.

Aún así es importante prestar cierta atención a la situación porque hay barrios a las afueras que pillan bastante alejados de las zonas turísticas de interés. Nosotros os recomendamos buscar alojamiento al oeste de la calle Dubrovakca, avenida que parte la ciudad separando el centro del extrarradio.

En esta zona encontrarás bastante oferta a precios razonables, aunque os aconsejamos mirar bien las críticas en Booking, TripAdvisor y Google Maps porque hay cada antro en esta ciudad que no es ni medio normal… Nosotros cogimos una habitación doble por 50€ la noche que resultó ser bastante desastrosa. Otra vez será… 🙂

En relación a la comida, existen muchos restaurantes por la zona del casco antiguo totalmente enfocados al turismo por lo que presentan unos precios relativamente altos para la calidad que ofrecen. Aún así existen algunos que están bastante bien, todo es cuestión de buscar!

Por cierto, en la zona del puerto, en la calle Zagrebacka, encontramos un establecimiento de comida rápida, cuyo nombre «Kebab House» no deja nada a la imaginación 🙂 y que sirve unos kebab realmente deliciosos por un precio que ronda los 3€. Sin duda, totalmente recomendable si eres amante de este tipo de comida oriental!

ACTIVIDADES CERCA DE SPLIT

También te puede interesar: