LOS MEJORES LAGOS DE LAS DOLIMITAS

Como ya os hemos contado en otros post sobre Las Dolomitas, esta parte de los Alpes italianos es una de las zonas naturales más espectaculares y bellas del viejo continente. Una de sus mayores atracciones son los increíbles lagos que salpican toda la región.

En este post os vamos a desvelar los 9 lagos que no te puedes perder en tu viaje a Las Dolomitas así como la mejor forma de planificar tu visita para que puedas verlos todos en sólo 3 días.

Como podréis imaginar las carreteras de los Alpes son bastante accidentadas y además están llenas de ciclistas, por lo que es habitual circular a una media de 50 km/h en la mayoría de los tramos.

Esto hace que sea importante planificar las rutas para poder visitar 3 o 4 lagos al día sin perder mucho tiempo en el trayecto de uno a otro.

Por ello, os hemos estructurado el blog en 3 etapas, para que no perdáis un segundo en esto de planificar y paséis directamente a disfrutar de los 9 mejores Lagos de Las Dolomitas! 🙂

Día 1 – Lago di Carezza – Lago di Fedaia – Lago de Alleghe

1. Lago di Carezza

Como nosotros entramos a Las Dolmitas desde Trento, el primer lago que visitamos fue el Lago di Carezza, ubicado en la región del Sudtirol, también conocido como Lago Arcoiris por los colores que reflejan sus aguas. Situado a 1.500 metros de altitud es, sin duda, el lago con aguas más cristalinas de todos los que vimos en Las Dolomitas. Tenemos que decir que la belleza del lago es simplemente espectacular. No nos extraña que sea uno de los más famosos de los Alpes italianos.

El agua procedente del deshielo de los glaciares refleja las montañas que lo rodean como si de un espejo se tratara, lo que deja fotos de postal como estas.

Es un lago ovalado bastante pequeño, mide unos 300 metros de largo por 150 de ancho, por lo que se puede rodear en menos de media hora disfrutando de un tranquilo paseo.

Sin duda recomendamos, porque cada paso ofrece una nueva perspectiva de este entorno espectacular.

El único punto negativo es que se encuentra justo al lado de una carretera y la visita es realmente sencilla, por lo que suele estar bastante frecuentado por el turismo. Además hay un aparcamiento a 2 minutos a pie, lo que le resta un poco de encanto salvaje. El precio del parking es de 1€/hora y los 15 primeros minutos son gratuitos.

Consejo de calidad: Si queréis darle un extra a la visita recomendamos dejar el coche en el área de aparcamiento que existe junto al Hotel Stella Montis y bajar por el sendero que conduce al Puente Colgante del Lago Carezza.

Un puente súper chulo y poco conocido, de acceso gratuito que, sin duda aporta un plus inolvidable a la visita!

La visita no dura más de una hora y el muy sencilla de hacer, por lo que es apta para cualquier viajero!

2. Lago di Fedaia

El Lago Fedaia se encuentra a hora y media del Lago di Carezza en dirección Este. Parece mucho tiempo, pero realmente pilla de paso si vas camino de Cortina d’Ampezzo, que es el epicentro del turismo en Las Dolomitas.

El lago se sitúa a 2.050 metros de altitud, justo a los pies de La Marmolada, la montaña más alta de Las Dolomitas con 3.343 msnm. Por ello es un punto de partida de multitud de rutas de media y alta montaña.

Además, desde aquí parte el teleférico de La Marmolada, que por 30€ por persona nos lleva a la cima más mítica de esta parte de los Alpes italianos. Por cierto, los perros suben gratis pero deben llevar bozal.

El lago en sí no nos pareció especialmente bonito, puesto que se trata en realidad de un embalse artificial, pero el entorno que lo rodea es tremendamente espectacular y justifica de sobra la visita.

Además, si te gusta conducir por carreteras sinuosas la ascensión hasta el lago te va gustar!

Una vez allí, aprovechamos para hacer un poco de senderismo con la subida al Refugio Viel de Pan, que ofrece unas vistas increíbles de todo el valle con La Marmolada. Se trata de un recorrido lineal de unas 3 horas de duración (solo ida) bastante exigente.

El sendero 601 comienza en la carretera junto a la parada del bus que hay a la entrada del lago, sube rápidamente con un fuerte desnivel cortando la ladera sin ningún reparo.

La pendiente es bastante pronunciada, más de una hora en la que vencemos unos 500 metros de desnivel, así que es mejor tomárselo con calma. Además hay tramos que dan un poquito de vértigo, como este:

A partir de ese momento el sendero se aplana bastante y es mucho más llevadero con subidas y bajadas hasta llegar al refugio Viel de Pan, donde se encuentra el famoso Mirador de la Marmolada, que ofrece unas vistas fuera de toda comparación. Es un refugio relativamente accesible por lo que suele estar bastante concurrido, así que os aconsejamos reservar con antelación o llegar bastante pronto.

Por cierto, si queréis acampar de forma gratuita en el Lago di Fedaia no os perdáis nuestro post: Acampada libre en Las Dolomitas, donde os descubrimos un pequeño secreto!

La visita al lago es rápida y muy sencilla, algo muy distinto de las rutas de senderismo de la zona que suelen presentar un nivel de exigencia medio-alto.

3. Lago de Alleghe

Después de un día disfrutando de los lagos y la conducción y, sobre todo, de la ruta de senderismo por el lago di Fedaia, las fuerzas andan ya un poco justas, así que nos dirijimos a la última visita del día: El Lago di Alleghe.

Este lago se encuentra a escasos 30 minutos del Lago Fedaia y recibe su nombre del pequeño pueblito que tiene en su orilla.

Se trata de un lago no muy grande con gran diversidad de actividades de montaña a su alrededor. Sin embargo, a parte de encontrarse en un entorno precioso, rodeado de montañas y bosques de abetos, la verdad es que el lago en sí no nos llamó mucho la atención (es cierto que el listón estaba muy alto).

Si os pilla de paso como a nosotros, es buena opción parar un rato y dar una vuelta por el pueblo, pero si andáis ya un poco cansados no se acaba el mundo por pasar de largo y guardar energía para el día 2, porque la vais a necesitar! 🙂

Día 2 – Lago Sorapis – Lago Misurina – Lago Antorno

4. Lago Sorapis

Comenzamos el día 2 con una de las rutas de senderismo más populares de Las Dolomitas que, por supuesto no os podéis perder porque es lo más, la subida al Lago Sorapis.

El Sorapis es sin duda de uno de los lagos más increíbles de esta zona de los Alpes, tanto por sus aguas turquesas como por encontrarse al pie de glaciares y del Dito de Dio (El Dedo de Dios) un pico de roca desnuda que se eleva verticalmente alcanzando una altutid de 2.603 metros sobre el nivel del mar, algo realmente impresionante.

La ruta parte desde el parking gratuito Misurina – Passo Tre Croci, situado en la carretera SR48 a unos 20 minutos de Cortina d’Ampezzo. Aquí puedes dejar el coche, furgo o autocaravana y comenzar la ascensión a pie. Por cierto, es un buen punto para pasar la noche tal y como os contamos en el post de Acampada Libre por Las Dolomitas.

Este parking suele estar bastante concurrido por lo que recomendamos llegar tempranito. Una vez lleno, la gente empieza a dejar los vehículos en cualquier cuneta con un mínimo de espacio, algo no muy recomendable porque te arriesgas a quedarte varado si pisas donde no debes.

La ruta, que está bien señalizada desde el inicio, parte del aparcamiento, atraviesa un puente que cruza un pequeño torrente y circula entre pinos y abetos por una pista ancha durante un par de kilómetros iniciales bastante llanos. Un camino de rosas… 😉

Todo es felicidad y alegría hasta que cogemos a mano derecha la salida del sendero que nos conduce hasta el lago. Ahí es donde empieza la ruta de verdad. Se trata de un sendero estrecho, con mucha roca suelta y un desnivel bastante potente.

De hecho, incluso hay zonas en que hay que apoyarse con las manos para poder remontar algunos tramos cortos casi verticales.

Como veréis no es apto para personas con problemas de movilidad ni aquellas sin un mínimo de forma física. Además también puede generar vértigo a determinadas personas más sensibles, así que la ruta tiene el pack completo! 🙂

La subida dura casi 2 horas y, como decimos, es bastante exigente. Recomendamos llevar agua y algo de comida, lo agradeceréis!

Por cierto, el lago está a 2.000 metros de altitud, por lo que ya podréis imaginar que la ruta se vuelve impracticable en cuanto caen las primeras nieves.

Tras un 90% de diversión y un 10% de sufrimiento llegamos arriba y nos alegramos al comprobar que el esfuerzo ha merecido la pena porque el lago es absolutamente increíble. No hay palabras para describir la belleza natural de este paisaje tan salvaje, hay que estar allí para apreciarlo.

El único punto negativo de esta experiencia es la masificación. Al tratarse de un punto de referencia clave para senderistas y viajeros, a pesar de la dificultad del ascenso la cantidad de visitantes en las orillas del lago es importante, sobre todo si hace buen clima, así que hay que tener un poco de paciencia para sacar la foto perfecta! 🙂

5. Lago Misurina

Tras pasar la mañana en la ruta del Sorapis y hacer un picnic al llegar al coche, la siguiente parada es el Lago Misurina, situado a poco más de 10 minutos del aparcamiento del Lago Sorapis.

Tiene una altitud de casi 1.800 metros y se trata del lago más grande de Cadore, aunque tampoco os esperéis nada descomunal porque sólo tiene 2,5 kilómetros de perímetro y una profundidad máxima de 5 metros.

La excepcional calidad del aire de esta zona la hacen idónea para tratar enfermedades respiratorias, motivo por el cual junto al lago se encuentra el único centro en Italia para la cura del asma infantil.

En la zona existen también varios restaurantes y albergues, por lo que es bastante sencillo encontrar alguna cama para pasar la noche y algún plato con el que matar el hambre. En realidad es todo bastante turístico.

El lago se encuentra a pie de carretera y, como decimos, tiene varias instalaciones y servicios por lo que suele estar frecuentado por el turismo. Aún así nos pareció muy bonito y las panorámicas son espectaculares, por lo que recomendamos visitarlo sin lugar a dudas.

La visita no dura más de una hora y no tienen ninguna dificultad, por lo que es apta para cualquier viajero!

Consejo de calidad: Toda la parte de la carretera que da directamente al lago es un aparcamiento de pago, pero podéis aparcar gratuitamente fuera de ese área. Justo antes de llegar al lago o una vez pasado, los coches se estacionan gratis en el arcén de la carretera, donde hay espacio de sobra para no interrumpir la circulación.

6. Lago Antorno

El Lago Antorno es un pequeño lago situado a 5 minutos del Lago Misurina, en la carretera que sube a las Tres Cime. Sus aguas cristalinas y la tranquilidad que se respira son sus principales atractivos.

Se accede fácilmente en coche y cuenta con un amplio aparcamiento gratuito a la entrada, además tiene un pequeño embarcadero donde podréis alquilar una barca de pedales por unos 15 € la media hora.

Si no cogéis la barca, a parte de tomar unas fotos y dar un paseo por el sendero que lo rodea no hay mucho mas que hacer, por lo que en unos 30 minutos estaría completada la visita, aunque también es un buen lugar para relajarse o hacer un picnic sobre el césped que enmoqueta gran parte de la orilla.

Consejo de calidad: Este es un excelente punto de partida para comenzar la ascensión a pie a las Tre Cime de Lavaredo y ahorraros los 30€ que cuesta el peaje de subida en coche (45€ para campers y autocaravanas).

También se puede tomar el autobús desde esta zona, que nos lleva a las Tres Cimas sin sudar y por un precio mucho más económico que el peaje.

Con la visita a este lago ponemos punto final al segundo día por los lagos de Las Dolomitas, con un poco de cansancio en las piernas pero llenos de ganas e ilusión de ver qué nos depara el tercer día de ruta!

Ruta 3 – Lago di Landro – Lago di Dobiacco – Lago di Braies

7. Lago di Landro

El tercer día lo reservamos para descubrir los lagos situados al Norte de Cortina d’Ampezzo comenzando con el Lago di Landro, localizado a unos 25 minutos de Cortina, que es uno de los lagos más fotogénicos de Las Dolomitas.

El Lago di Landro está encajado al fondo del Val di Landro, a 1.400 metros de altitud, junto a la pequeña aldea de Carbonin y, a pesar de estar situado junto a la carretera, nos resultó un lugar mágico por sus aguas de color verde esmeralda.

La zona de enfrente de la carretera es poco accesible, por lo que lo normal es dejar el coche en la zona de parking que hay junto a la ruta y recorrer a pie esta parte del lago, lo que supone un paseo fresco y relajante que ofrece unas fotos espectaculares del valle con los glaciares al fondo.

La zona cercana al restaurante tiene un área de «playa» que la gente (especialmente centroeuropeos) usa para bañarse, aunque sinceramente el agua suele estar MUY FRÍA y un poco embarrada en las orillas, por lo que no lo vimos necesario ni hacer el intento ;).

Se trata de una visita sencilla donde no es necesario emplear más de una hora, porque aún nos quedan dos lagos en este tercer día.

8. Lago di Dobiacco

A 10 minutos del Lago di Landro encontramos el Lago di Dobiacco, uno de los más turísticos que vimos en Las Dolomitas. Un camping, varios restaurantes y su cercanía a la frontera con Austria son los responsables de que esté repleto de turistas, especialmente austriacos y alemanes. De hecho, es más conocido por su nombre en alemán Toblacher See. A pesar de ello, fuera de la zona del camping no se siente muy masificado.

El lago ofrece una ruta circular rodeando la masa de agua de una hora de duración que resulta muy relajante a la par que instructiva, ya que existen multitud de carteles informativos que explican la flora y fauna de este ecosistema fluvial.

Sin duda una buena visita para ir con niños y para aquellos que prefieren las visitas tranquilas y relajantes. Y además de lo anterior, por supuesto las vistas son espectaculares, aunque esto suponemos que ya lo estábais imaginando 😉

El parking del lago es de pago, pero hay bastantes zonas de arcén de la carretera donde se puede dejar el coche sin problema de manera gratuita sin molestar la circulación.

Reservad un par de horas para esta visita y aprovechad para comer porque nos queda el último lago de la ruta y no será coser y cantar 🙂

9. Lago di Braies

No sabemos si será el lago más bonito de Las Dolomitas, porque para gustos colores, pero de lo que no cabe duda es que el Lago di Braies está en el top 3 seguro!

Situado a 1.500 metros de altitud en el Val di Braies, con sus 31 hectáreas de extensión es considerado el lago más grande de Las Dolomitas y, por supuesto es una visita obligada.

La verdad es que se trata de un paisaje de ensueño que parece sacado de la mítica serie de dibujos animados «Heidi». Sus aguas puras y cristalinas reflejan los glaciares que lo rodean con la precisión y la nitidez de un espejo. Ya podéis imaginar que su belleza es tremenda.

Se trata de un lago accecible por carretera por lo que suele haber bastantes visitantes. Sin embargo, sus grandes dimensiones permite que no esté muy masificado en cuanto te alejas unos minutos del aparcamiento donde, por cierto, se puede pernoctar en autocaravana o camper.

El lago tiene un restaurante y un embarcadero de madera muy chulo donde se alquilan barcas de remos con capacidad para 4 – 6 personas por unos 20€ la media hora y 30€ la hora completa.

Una vez allí, recomendamos disfrutar del sendero, de hora y media de duración, que bordea el lago ofreciendo una visión 360º de todo el entorno del Val di Braies. Una experiencia espectacular en un entorno único.

Como comentamos, se puede acceder en coche hasta el parking, al menos normalmente, porque el día que fuimos la carretera estaba cortada por la policía italiana.

Sin entender muy bien que pasaba dimos la vuelta pero no estábamos dispuestos a irnos de Las Dolomitas sin visitar esta maravilla natural, así que decidimos inventarnos una excursión!

La solución fue recorrer a pie los 6 kilómetros que separan el Lago di Braies del hotel Edelweiss situado en Untergasse, donde dejamos el coche.

Una ruta cómoda y preciosa entre aldeas de ganaderos y bosques de abetos que recomendamos a cualquiera que prefiera andar a llegar con el coche a todas partes 🙂

La ruta fueron unas 3 horas entre ida y vuelta más el tiempo que quieras pasar en el lago, por lo que es perfecta para pasar una mañana o una tarde perdidos en los Alpes.

Tras haber subido a pie tenemos que decir que no nos arrepentimos para nada. De hecho, fue una de las mejores decisiones improvisadas de todo el viaje que recomendaríamos a cualquiera que nos consultara.

En este tipo de viajes la improvisación juega un papel fundamental, a veces sale bien, otras no tan bien y otras, como fue este caso, sale de lujo! 🙂

Y con este día completito acabamos la ruta de tres jornadas por algunos de los mejores lagos de Las Dolomitas. Sabemos que nos hemos dejado algunos pero el tiempo es limitado, así que vimos todo lo que pudimos, de la mejor forma que supimos en el tiempo de que disponíamos. Y acabamos muy contentos con nuestra selección.

Si queréis conocer más sobre nuestro viaje podéis visitar nuestro post Ruta en coche o camper por Las Dolomitas.

Y todos lo secretos para acampar gratis en Las Dolomitas no os perdáis Acampada libre en Las Dolomitas.

Esperamos que en este viaje virtual hayáis disfrutado estos maravillosos lagos tanto como lo hicimos nosotros!

También te puede interesar: