QUÉ VER EN FIGUERES

Figueres, la ciudad museo de Dalí, se encuentra a menos de 50 kms de Girona, unos 45 minutos en coche. Esta ciudad de poco menos de 50.000 habitantes es un punto de paso habitual en la ruta entre España y Francia lo que la dota de un flujo de turistas y visitantes importante en relación a su tamaño.

Salvador Dalí, el pintor, escultor, grabador, escenógrafo y escritor del siglo XX, es considerado uno de los máximos representantes del surrealismo y nació aquí en Figueres.

Por esta razón Figueres alberga el Teatro-Museo Dalí, cuyo origen se encuentra en un teatro construido en el siglo XIX que fue reconvertido en museo a partir de 1966 para alojar la obra del gran artista Salvador Dalí. Actualmente la entrada de adulto sale por 5.50€, un precio muy económico que nos permite visitar esta amplia muestra del arte surrealista.

El museo contiene una espectacular colección de pinturas, dibujos y esculturas del artista figuerense que no puedes perderte por su originalidad y calidad.

Además, como curiosidad debéis saber que los restos del propio Dalí descansan bajo la cúpula de este museo de Figueres. Otra excentricidad más del emblemático artista 🙂

Adosada al museo se encuentra la Torre Galatea, un curiosísimo edificio neoclásico cuya pintura y decoración no te dejará indiferente.

Aquí vivió Dalí en su etapa final y, tras su muerte fue anexado al museo para ampliarlo y alojar las oficinas de la Fundación Gala-Dalí.

A parte de Dalí, que es la joya de la corona de Figueres, esta pequeña ciudad se caracteriza por disponer de otros museos de gran interés y originalidad, entre los que destacan, el Museo del Juguete de Cataluña, el Museo de la Electricidad, el Museo de la Técnica de l’Empordà o el Museo de l’Empordà.

Incluso dispone de una colección particular de más de 3.000 piezas de relojería propiedad del vecino Martí Amiel que también es posible visitar previo acuerdo con el señor Martí..

A nivel arquitectónico, en la zona alta de la ciudad se encuentra el Castillo de San Fernando (Castell de Sant Ferrán), un complejo fortificado de mediados del siglo XVIII con planta pentagonal que, con sus más de 5 kilómetros de perímetro, puede presumir de ser el monumento más grande de Cataluña y una de las fortificaciones más importantes del mundo.

Es un complejo con mucha historia, ya que tuvo gran ajetreo durante la Guerra Civil Española. A finales de 1937, en plena guerra, fue uno de los lugares donde la República depositó parte de la pinacoteca del Prado.

Acabada la guerra, el complejo fue tristemente usado como campo de concentración por el Régimen franquista desde mediados de 1940 hasta finales de 1942 para encerrar a prisioneros del banco republicano procedentes de Francia.

Como veis, el Castillo de San Fernando tiene historia. Por lo que no te lo puedes perder en tu visita a Figueres!

También es de interés la visita a la parroquia de San Pedro, una iglesia románica del siglo X situada en el casco antiguo junto a la Fundación Gala Salvador Dalí.

DÓNDE COMER Y DORMIR

A pesar de su oferta cultural Figueres no es una ciudad cara ni mucho menos masificada, además hay buena oferta de bares donde poder disfrutar de la gastronomía de la zona a precios moderados.

Uno realmente bueno y barato donde poder degustar unas buenas bravas y tapas variadas es el El Papeo en la Pujada del Castell 13, junto a la Fundación Gala Salvador Dalí.

Patatas Bravas

Nosotros pedimos unas bravas, carrillera con pure de patatas, ensaladilla rusa y dos mini-hamburguesitas por un total de 30€ las dos personas, lo que supone un precio bastante asequible teniendo en cuenta que salimos más que llenos y que todo estaba riquísimo!

Por la zona centro también existen bastantes bares de tapeo bastante buenos y de precios contenidos, no tengas miedo a explorar la zona y sentarte en la terraza que más te guste.

Y si eres un amante de la cerveza te aconsejamos la Cervecería Venecia, que tiene una carta de zumos de cebada realmente amplia y variada y a unos precios muy razonables!

Carrillera con pure de patatas

En cuanto a los alojamientos tampoco son caros, al encontrarse en el interior no tiene los precios tan elevados de los pueblos costeros, nosotros nos quedamos un par de noches en diciembre en el Hostel Figueres, un piso amplio reconvertido en hostal que nos sorprendió muy gratamente tanto por su precio como por su calidad.

La noche en habitación para dos personas no salió por 35€ en este alojamiento con una excelente situación en el casco viejo que, además puede presumir de buenas condiciones de limpieza y comodidad.

Sin duda fue una buena elección que os recomendamos!

Hostal Figueras

Como habréis visto, Figueres merece sin duda una visita. Su pequeño tamaño te permitirá verlo en un día sobradamente, así que como sabemos que te has quedado con ganas de más te proponemos la opción de continuar la ruta para dedicarle una tarde al vecino pueblo medieval de Besalú, descúbrelo en nuestro post!

También te puede interesar: