Ámsterdam es una de las ciudades más bonitas y populares de Europa, pero también una de las más caras. Por eso hemos pensado que, en lugar de haceros el típico listado de los mejores lugares a visitar en esta maravillosa ciudad, vamos a contaros cual es la mejor manera de viajar barato a Ámsterdam. Si queréis descubrirlo no os perdáis ningún detalle de este post 😉

Si os estáis preguntando cómo de cara es Ámsterdam, la respuesta es MUCHO! Haceros a la idea de que todo cuesta el doble que en España… Desde el alojamiento, hasta el transporte pasando por la comida y el ocio.

La razón principal de los altos precios es que, además de ser una ciudad muy turística, Ámsterdam es la capital de un país donde el salario medio roza los 55.000 €/año. Así que los holandeses tiene «panojita de la buena» 🙂

Con este panorama quizás se os estén pasando las ganas de visitar los Países Bajos pero no os desmotivéis porque os vamos a dar las claves para viajar barato a Ámsterdam sin perder un ápice de diversión.

La mejor temporada para viajar barato a Ámsterdam

Holanda es un país situado al norte de Europa por lo que, como podréis imaginar, los inviernos son fríos y, sobre todo, húmedos. Es normal que llueva durante semanas e incluso meses en otoño e invierno y las temperaturas máximas de esta época no suelen superar los 7 u 8 grados.

Como consecuencia de ello, primavera y verano son las épocas del año que elige la mayoría de la gente para visitar Holanda. Convirtiéndose así en temporada alta del turismo en Ámsterdam. Hay que reconocer que el buen clima y los tulipanes en flor son dos atractivos importantes de los meses cálidos. Pero claro está, los precios se disparan!

Además no hay que olvidar que esto es Holanda y que cualquier época es buena para que se ponga a llover. Así que ni siquiera el verano es garantía de tiempo seco.

Por tanto, la recomendación más importante para viajar barato a Ámsterdam es hacerlo fuera de los meses de buen clima.

Si además queréis evitar la parte más cruda del invierno lo mejor sería elegir el otoño. Noviembre o Diciembre no son meses muy fríos, tienen menos turismo y los precios son más contenidos tanto en vuelos como en alojamiento. Como veis, meses perfectos para viajar barato a Ámsterdam y disfrutar de esta hermosa ciudad.

También podéis elegir enero o febrero pero os recomendamos ir bien abrigados porque el frío y la humedad calan hasta los huesos 🙂

Los mejores vuelos para viajar barato a Ámsterdam

El apartado de vuelos se rige por temporadas, así que cuanto más nos acerquemos al verano más caros serán. También es más caro volar en fin de semana y festivos por lo que la conclusión en este punto es sencilla: Los mejores vuelos para viajar barato a Ámsterdam los encontrareis entre semana en temporada baja (otoño o invierno).

Otro punto importante, aunque depende de la época en que viajéis, es coger los vuelos con antelación. En general, cuanta más antelación más baratos. Pero no siempre es así, ya que en temporada baja es recomendable esperar a que las compañías aéreas saquen ofertas de última hora. Algo especialmente común en los meses de enero y febrero cuando el turismo está más parado.

Para que os hagáis una idea, nosotros volamos de jueves a domingo en el mes de enero y nos salió por unos 70€ por persona ida y vuelta (sacándolo con 2 semanas de antelación tras ver una oferta de Vueling). Esto es tres veces más barato que un vuelo en el mes de junio o julio.

Si tenemos en cuenta que en viajes cortos el precio del vuelo representa una tercera parte del presupuesto total del viaje, entenderéis la importancia de conseguir vuelos económicos para poder viajar barato a Ámsterdam.

Los mejores alojamientos para dormir y viajar barato a Ámsterdam.

Los hoteles en Ámsterdam son MUY CAROS. Cualquier hotel de gama media te cobra 100€ por persona y noche y se queda tan tranquilo… Así que el primer consejo relativo al alojamiento es pasar de los hoteles.

Si queréis viajar barato a Ámsterdam lo mejor es optar por alojamientos tipo albergues. El problema de los albergues es que suelen ser habitaciones con tropecientas camas llenos de gente que, en muchas ocasiones, no ha ido a Ámsterdam a hacer turismo cultural que digamos…

Las consecuencias son claras: Ruidos, molestias y problemas para descansar bien. Eso sin contar los olores típicos a quesería sin que haya queso cerca 😉

Si queréis evitarlo tenemos dos opciones:

1.- Podemos reservar un Airbnb, que suelen estar bien de precio, sobre todo en temporada baja.

2.- Podéis elegir dormir en un barco, como hicimos nosotros!

Los canales de Ámsterdam están repletos de barcos reconvertidos en casas, alguno de los cuales funcionan como hostales para turistas. La noche nos salió por 25€/persona y noche y, aunque está lejos de ser perfecto, es una buena opción si lo único que buscáis es un sitio para dormir tranquilos. A nosotros nos pareció la mejor opción para viajar barato a Ámsterdam.

Los mejores sitios para comer barato en Ámsterdam

Como ya imaginaréis comer en Ámsterdam no es barato… Cualquier restaurante te clava 40 o 50€ por persona en menos que canta un gallo! Así que hay que estudiar bien dónde nos metemos a comer y no dejarnos llevar por la gula. De hecho, Ámsterdam es un buen sitio para comenzar una estricta dieta 😉

La opción alimenticia más sencilla para viajar barato a Ámsterdam es comer de supermercado. En la ciudad hay bastantes supermercados de una cadena llamada Albert Heijn que son una muy buena opción para comer barato en la ciudad.

Estos supermercados están bien repartidos por Ámsterdam y ofrecen gran variedad de comidas preparadas, especialmente ensaladas y productos de panadería. Obviamente todo cuesta el doble que en un supermercado español, pero al menos sigue siendo mucho más barato que comer en un restaurante.

Lo bueno de este país es que no se caracteriza por tener una gastronomía sobresaliente, así que tampoco os perdéis gran cosa comiendo de supermercado 🙂

Aún así, no sólo de Albert Heijn vive el turista, por lo que os vamos a contar 3 restaurantes que os podréis permitir con salarios españoles! 🙂

1. Burguer Bar

Si queréis probar unas burguers premium muy ricas os recomendamos el Burguer Bar. Es una cadena que tiene varios locales en la ciudad y sirven unas hamburguesas grandes, sabrosas y con fundamento! El precio del menú con patatas y cerveza ronda los 16€, lo que está bastante bien para la media del país. Nosotros nos quedamos muy satisfechos!

2. Pizzería La Perla

Paseando por el barrio judío descubrimos una pizzería que merece mucho la pena. Se trata de un local, que tiene el horno en la acera de enfrente y que hace unas pizzas napolitanas deliciosas.

Además los camareros son muy majos y el dueño, un chico moreno muy alto, nos sorprendió atendiéndonos en español porque resulta que su padre es Argentino!

Siempre es una grata sorpresa que te atiendan en tu idioma cuando estás en el extranjero. Ahora sabemos lo que sienten los ingleses y norteamericanos cuando viajan por el mundo 😉

3. Eetsalon Van Dobben

La última recomendación para comer barato en Ámsterdam es el Van Dobben, un bar de comida típica holandesa. El sitio está atendido por unas señoras muy simpáticas que hablan el inglés con un acento bastante pronunciado, así que no os asustéis si no entendéis nada de lo que os dicen 🙂

La comida típica de este bar son pequeños bocadillos rellenos con ingredientes varios, principalmente embutidos y derivados cárnicos. El más famoso es el compuesto por una croqueta de carne que sirven abierta en dos mitades dentro de un bollo de pan. Para ayudar a pasar el croquetón los lugareños le echan bastante mostaza, algo muy típico de la zona.

La verdad es que a nosotros no nos gustó mucho la croqueta porque era demasiado grasienta pero hay que decir que otros bocadillitos tenían mejor pinta. Además el lugar es bastante económico porque cada montadito salía por unos 4-5€ y con con dos estás prácticamente comido.

Sin duda alguna, el Van Dobben es una parada obligatoria para todo aquel que quiera viajar barato a Ámsterdam.

Cómo desplazarse dentro de Ámsterdam

Se dice que Ámsterdam es la ciudad de Europa (y quizás del mundo) más cara para los coches. El aparcamiento cuesta unos 8€ la hora y hay restricciones a la entrada de coches contaminantes. Así que es la ciudad donde más Tesla hemos visto!

Está claro que el coche no es una opción para moverse por la ciudad, por lo que hay que buscar un plan B. Y ese plan es el transporte público. Ámsterdam está muy bien comunicada mediante tranvía, que conecta de forma sencilla y rápida la ciudad. Además, el tren es un excelente medio de transporte para viajar barato de Ámsterdam a ciudades cercanas como Utrecht o Rotterdam.

Los precios son más caros que su equivalente en España pero la diferencia no es disparatada y las frecuencias de paso y calidad de los trenes justifican su precio. Nosotros fuimos a Utrecht y nos costó 17€ por persona el billete de ida y vuelta. Un viaje de 45 kms que tarda unos 22 minutos.

La otra opción parra moverse por Ámsterdam es la bicicleta. Vehículo por excelencia en la ciudad. Nada más llegar os daréis cuenta de que la bicicleta es el medio de transporte que manda, incluso por encima de los peatones.

Tanto es así que incluso resulta un poco estresante para los visitantes pasarte el día esquivando bicicletas que te embisten por todas partes 🙂

Nuestra recomendación en relación a las bicicletas es no cambiar la trayectoria y dejar que sean ellas las que te esquiven a ti. Los lugareños están acostumbrados a proceder de esta manera y ya sabéis el refrán «donde fueres hagas lo que vieres»

Siendo la reina de la ciudad, alquilar una bicicleta es una excelente opción para viajar barato a Ámsterdam y recorrer la ciudad de forma divertida como un amsterdamés más! (Y sí, el gentilicio de Ámsterdam es amsterdamés, lo acabamos de buscar en Google ;))

Pero la opción que os recomendamos es contratar este tour en bicicleta con derecho a alquiler de 24 horas! Un pack 2 en 1 que os permitirá ahorrar, al mismo tiempo que descubrís esta maravillosa ciudad acompañados de un guía en español.

Que tengo que ver en mi viaje a Ámsterdam

Después de daros las claves para viajar barato a Ámsterdam, cerramos el post manteniendo a raya la economía con este listado de lugares gratuitos que no os podéis perder en vuestra visita a la ciudad.

1.- La terraza del Nemo

El Nemo es el museo de la ciencia y su terraza, de acceso gratuito, nos proporciona una de las mejores vistas de todo Ámsterdam! No os la perdáis porque merece la pena. Además hay baños también gratuitos, algo difícil de encontrar en esta ciudad.

Otro lugar gratuito para obtener una buena panorámica de la ciudad es la terraza de la Ámsterdam Public Library.

2.- Mercado de las flores

El mercado de las Flores es un mercadillo construido sobre barcazas que data del 1883 y es otro de los lugares que no os podéis perder en vuestro viaje por Ámsterdam.

El acceso al mercado es gratuito, lo que obviamente no es gratis, son los miles de bulbos de tulipanes y flores de diverso tipo que se venden en este mercado. El más famoso de la ciudad!

3.- Los canales de Ámsterdam

Ámsterdam cuenta con más de 100 kilómetros de canales que con el tiempo se han ido llenando de casas flotantes, hasta llegar a las 2.825 que hay en la actualidad. La última licencia para una casa de este tipo de concedió en el 1974.

Al inicio era una forma de vida bohemia que elegían los marineros jubilados, pero con el tiempo se fue poniendo de moda hasta que la ciudad tuvo que cortar su propagación mediante la prohibición.

Muchas de ellas están situadas en el casco histórico, delimitado por sus 4 canales más famosos: Singel, Herengracht, Prinsengracht y Keizersgracht.

Vivir en un barco puede parecer una idea muy romántica pero tiene algunos inconvenientes… El más importante el precio, ya que la última casa barco que se vendió alcanzó el millón y medio de euros.

Como nosotros no tenemos tanta pasta, nos conformamos con una actividad gratuita: Pasear por los canales mientras admiramos esta curiosa forma de vida.

4.- El Barrio de Jordaan

El barrio judío es uno de los puntos que no os podéis perder en Ámsterdam porque está cargado de historia. En este barrio tuvo lugar la persecución de los judíos que vivían en la ciudad durante la invasión nazi.

Primero fue convertido en un gueto y después los nazis comenzaron a deportar judíos a diferentes campos de concentración de Alemania, Austria y Polonia, la mayoría de los cuales acabaron muriendo antes de ser rescatados por los ejércitos aliados.

En la actualidad, y a pesar de su triste historia, el barrio judío goza de ser uno de los más animados de la ciudad y alberga gran cantidad de tiendas y bares de todo tipo. Una excelente opción para pasear y empaparse de la forma de vida de la ciudad.

5.- El Museo de los nombres del Holocausto

En recuerdo de las víctimas de la barbarie nazi encontramos en Jordaan dos puntos cargados de fuerza y simbolismo.

El primero de ellos es el Schaduwkade o «Muro de las sombras», compuesto por unas placas instaladas en 2013 a lo largo de una zona del canal Nieuwe Keizersgracht. Estas placas muestran los nombres y edades de los más de 200 vecinos deportados a campos de concentración y exterminio nazis.

El segundo lugar a visitar es el Museo de los nombres del Holocausto, inaugurado en 2021. Se trata de un museo al aire libre compuesto por altos muros de ladrillo. Vistos desde el aire los muros presentan una forma geométrica de cuatro caracteres hebreos que se podrían traducir como “En memoria de”.

En estos muros aparecen escritos por orden alfabético los nombres de todos los judíos de Holanda que fueron víctimas de la barbarie nazi.

El monumento fue envuelto por la polémica ya que los vecinos de la zona no querían que un polo de atracción turística se instalara en su barrio. Además se incurrieron en unos sobrecostes de casi 8 millones de euros. Financiados en parte por los 80.000 ciudadanos que pagaron 50€ a cambio de que fueran grabados en piedra los nombres de sus antepasados víctimas del holocausto.

5.- La Plaza Dam

La Plaza Dam es el epicentro de Ámsterdam. Está presidida por un gran obelisco de 22 metros de altura que rinde homenaje a los soldados holandeses que perdieron la vida en la Segunda Guerra Mundial.

En la misma plaza se encuentra también el Palacio Real y la Nieuwe Kerk (La Iglesia Nueva), dos edificios impresionantes que merece la pena contemplar.

Este suele ser el lugar de partida de casi todos los free tours que se hacen por la ciudad y que os recomendamos encarecidamente si queréis descubrir todos los secretos de Ámsterdam

6. La casa más estrecha de Ámsterdam

Ámsterdam es una ciudad con graves problemas de espacio, de ahí que históricamente los impuestos de construcción se pagaban por el ancho de su fachada. Esas es la razón por la que sus casas son altas y estrechas.

El ahorro en impuestos está llevado al extremo en la casa más estrecha de Ámsterdam que, como veréis, no tiene más de metro y medio de fachada! Si pensáis que vuestro piso de alquiler es pequeño, comparado con esta casa quizás parezca una mansión 😉

7.- El Barrio Rojo

El Barrio Rojo es, sin duda, el barrio más conocido de Ámsterdam. Es el barrio «fuera de la ley» de Europa. Aunque para ser precisos todo lo que allí ocurre es legal, porque la prostitución y determinadas las drogas son legales en los Países Bajos.

El Barrio Rojo no es el mejor lugar para viajar barato a Ámsterdam, porque todo lo que allí se ofrece es bastante caro! 😉

Es el barrio de los coffee shops, las cabinas de luces rojas y los turistas borrachos desfasados. El mayor atractivo histórico de esta ciudad, que hoy en día supone más un estigma que una ventaja.

De hecho, en la actualidad los tours por el Barrio Rojo están prohibidos y la ciudad está luchando por buscar un turismo de calidad alejado de los vicios del Barrio Rojo ¿Lo conseguirán?

Sólo el tiempo lo dirá…

8. Los museos de Ámsterdam

Ámsterdam tiene algunos de los museos más importantes del mundo. Podemos encontrar museos de arte clásico como el museo Van Gogh, el Rijksmuseum (Museo Nacional de Ámsterdam) o el Museo Casa de Rembrandt, museos de ciencia como el Nemo, museos contemporáneos como el Moco museum o el Museo Stedelijk o museos de temática variada como la casa de Anna Frank, el museo de la marihuana o el museo de la cerveza Heineken.

Calculad que los precios de las entradas son bastante similares y rondan los 20€ para adultos. Por lo que podemos decir que las entradas a los museos son relativamente baratas si tenemos en cuenta el nivel de vida del país.

Sin embargo, si tenéis pensado visitar dos o tres seguro que os sale rentable pillar la I AMSTERDAM CITY CARD, una tarjeta que permite entrada libre a la mayoría de los museos de la ciudad! Sin duda una buena manera de ahorrar y de viajar barato a Ámsterdam.

Nosotros somos más cerveceros que culturetas, sí que ya podéis imaginar qué museo visitamos…

Es un museo interactivo muy entretenido y divertido que supone un viaje en el proceso de elaboración de la cerveza. La cerveza Heineken no es que sea especialmente de nuestro agrado pero la entrada incluye dos birras de degustación y no está el tema como para andar rechazando cerveza…

Con este brindis nos despedimos de esta bonita ciudad que os remendamos visitar tan pronto tengáis unos días libres. PROOST! SALUD! CHEERS!

Si os ha gustado Ámsterdam no olvidéis visitar nuestro post sobre Utrecht, una preciosa ciudad holandesa que os sorprenderá!

Y para los que quieran volar un poco más lejos os dejamos un par de post sobre otras capitales europeas donde pasarlo en grande!

Un fin de semana barato en Budapest

Consejos para visitar Kiev en invierno (Chernobyl incluido).

LAS MEJORES ACTIVIDADES PARA DESCUBRIR ÁMSTERDAM

Ver Ámsterdam por libre es maravillo, pero si tenéis la oportunidad y queréis que vuestra experiencia sea totalmente completa, os recomendamos reservar alguno de los free tour o actividades que ofrece la ciudad. Os dejamos aquí algunos de los que contratamos nosotros!

Además si reserváis desde estos enlaces estaréis colaborando en el mantenimiento de nuestra web sin que os cueste nada. Agradecemos todo vuestro apoyo

También te puede interesar: