LOS MEJORES SITIOS PARA COMER BARATO EN SANTANDER

Puesto que nuestro cerebro requiere glucosa y nuestro estómago saciedad, antes de poder disfrutar de los placeres intelectuales que ofrece esta ciudad es muy importante haber experimentado con anterioridad otros más mundanos… Comer muy bien y barato en Santander es fácil si sabes como hacerlo, y nosotros os lo vamos a explicar!

En el barrio pesquero… La Chulilla

Como llegamos a la ciudad al mediodía y el estómago pedía su ración, aprovechamos una gran ventaja de haber aparcado cerca del puerto y decidimos hacer una visita gastronómica por los bares del barrio pesquero de Santander, que nos quedaba a 5 minutos a pie.

Un buen amigo santanderino, cuyo nombre no incluiremos para que no se venga arriba, nos recomendó que recorriéramos el barrio pesquero. Un barrio que, aunque no destaca especialmente por su belleza -al contrario que otras zonas de la ciudad- sí que lo hace por presentar una oferta de restauración de calidad. Y si sabes buscar, incluso a precios LOW COST!

Concretamente nos recomendó un restaurante especializado en pescado y marisco -como no podía ser de otra manera estando en el barrio pesquero- llamado «La Chulilla«, una muy buena opción para comer barato en Santander sin renunciar a la calidad.

Se trata de un local sin pretensiones, con una terraza sobre la acera cubierta por una carpas fea de madera y plástico. Esas que no son bonitas ni acogedoras pero que demuestran ser tremendamente efectivas cuando se pone a llover, algo que en Santander es muy frecuente. Nube que pasa, nube que saluda a la ciudad con una alegre descarga de agua fresca 🙂

El caso es que entramos a este lugar, sin saber muy bien qué nos encontraríamos, y a los cinco minutos nos sentíamos como en casa. La dueña, una señora mayor que hace las veces de cocinera y camarera, nos atendió con una amabilidad propia de la ciudad. Tras explicarnos la carta y con muchas dudas, porque todo tenían muy buen aspecto, decidimos encargar unas rabas y un plato de chipirones encebollados.

Todo iba bien hasta que llegaron los platos y el gozo subió varios niveles. Si lo calificamos de INCREÍBLE nos quedamos cortos. El plato de rabas, además de ser enorme, presentaba un pescado fresquísimo que estaba delicioso.

Por su parte, los chipirones encebollados eran de una calidad y un gusto que no hay palabras que los describan. No esperéis finura, decoración, ni detalles pijos… Esperad una comida difícilmente repetible!

Lo único «malo» es que los platos son tan grandes que dos personas quedan llenas con dos raciones. Así que no pudimos probar nada más. Así que tras el atracón, nos fuimos de aquel lugar más que satisfechos por el módico precio total de unos 30€ entre dos comensales. Una de las mejores relaciones calidad-precio que podrás encontrar entre los bares de Santander!

Café Español. Desayunos contundentes.

Una vez hemos comido, realmente en el barrio pesquero no hay mucho más que rascar, por lo que pusimos rumbo al centro pasando por delante de la Estación de Tren de Santander. Justo en la acera de enfrente encontramos por casualidad el «Café Español«, un bar-cafetería que nos sorprendió muy gratamente! Por tan sólo 3€ sirven unos desayunos súper completos con café, zumo y bocadillo o pincho a elegir que están realmente buenos. Sin duda una opción buena, bonita y barata para comer en Santander.

En cambio, al día siguiente, por probar otro distinto, desayunamos en un local que había al lado, el «Bar Torrelavega«, y no nos gustó nada, ni la atención ni el desayuno. Como decimos una cosa, decimos la otra.

Por la noche vuelven las ganas de llenar el buche y comienza de nuevo el espectáculo por el que nos encanta el norte de España. Santander, al igual que Pamplona, Logroño o Bilbao, es también una ciudad de pinchos.

Los pinchos, esos entrantes de una comida que nunca llega, pero que te deleitarán con una combinación de ingredientes y sabores que suponen toda una experiencia para los sentidos.

Como veréis, en este blog somos unos amantes de los pinchos, pero decidnos quién se resiste a este concepto gastronómico tan simple y maravilloso! 🙂

Bar Quebec. Los pinchos de tortilla de Santander.

Los bares del Norte de España en general, y Santander en particular, son famosos por sus tortillas de patatas, un plato que ha sobrepasado el simple concepto de patata, huevo y aceite de oliva, para convertirse casi en una religión!

Uno de los mejores bares para comer barato en Santander es el «Quebec«, una cadena pionera que reinventó el concepto de la tortilla y que hoy día cuenta con varios locales repartidos por la ciudad. En este restaurante, desenfadado e informal, puedes probar algunas de las mejores tortillas que comerás en tu vida.

Bien jugosas por dentro con el huevo casi crudo, pero doradas por fuera, bien gorditas y rellenas con una capa de diferentes ingredientes, como bonito y mahonesa, jamón dulce y queso, chorizo, boletus y foie y un largo etcétera. El «Quebec» te abrirá la puerta al maravilloso y amplio mundo de la tortilla de patatas o «tortilla española», como también es conocido este plato en algunas zonas.

Los pinchos de tortilla pueden saciar más de lo que parece, por lo que si vais en pareja recomendamos pedir dos pinchos y compartirlos. Lo bueno es que así pruebas dos sabores distintos dejando hueco para lo que viene! Además los pinchos salen entre 2€ y 3€ y la cerveza alrededor de 1,50€, no se puede comer más barato en Santander… Por unos 8€ por pareja os podéis tomar dos cervezas y un par de pinchos que no olvidaréis fácilmente.

Sin embargo, seguramente la mejor tortilla de todo Santander la sirven en «Cafetería Manila», un local retirado de la zona turística y poco frecuentado por los visitantes de la ciudad. Precisamente por ello recomendamos una visita para probar el delicioso manjar que consiguen con tan solo tres básicos ingredientes: aceite de oliva, huevo y patata.

Casa Lita. Pinchos elaborados a precios ajustados

A un minuto del Quebec de calle Ataulfo Argenta, en esta misma vía, encontramos la entrada a Casa Lita, un restaurante con pinchos MUY PRO! No lo definiría como comida «gourmet» si no más bien como un restaurante con pinchos elaborados que consiguen una combinación de sabores deliciosa.

El local presenta una decoración de bodega basada en la madera y el vino con la que consigue crear un ambiente, animado y no especialmente ruidoso. La amplia barra atendida por 4 o 5 camareros está repleta de elaboraciones que te volverán [email protected]!

En cuanto al precio, es algo superior al Quebec, puesto que su calidad también está un punto por encima, pero no os penséis que es algo desorbitado porque es otro lugar donde comer barato en Santander. En Casa Lita «la tirada» (pincho + bebida) suele rondar los 5€. Quizás no sea 100% un LOW COST pero tampoco presenta unos precios fuera de lugar. Os aseguramos que están totalmente justificados!

Plaza Cañalío. Una zona excelente para comer barato en Santander.

Para cerrar la noche podemos acudir a la plaza Cañadío, una zona de ocio nocturno tremendamente animada y repleta de terrazas donde poder tomar una cerveza o una copa disfrutando del ambiente de los bares de Santander.

Los bares como «El Cañadío«, el «Bar Canela» o «El Ventilador» son otras buenas opciones para comer bien y barato en Santander. Para haceros una idea, os cobrarán unos 2,5€ por un tercio de cerveza y unos 7€ por un buen gin-tonic.

Llegados a este punto mejor reservar fuerzas para el día siguiente, porque aún nos queda mucho por descubrir de esta bonita ciudad.

El segundo día de comer barato en Santander

La siguiente jornada en Santander también nos tiene preparados unos bares que nos dejarán sin palabras. En primer lugar entramos a «Casa Ajero», un bar de pinchos con bonita decoración y servicio rápido y atento. Presenta unos pinchos bastante decentes por unos 2-3€ así que es un buen lugar para hacer una parada a repostar.

Un par de esquinas más arriba, a poco menos de dos minutos a pie, encontramos «El Cachalote» un local moderno atendido por gente joven. Presenta también barra de pinchos con algunas elaboraciones interesantes, entre las que destaca su tortilla de patatas. De precio similar al anterior es otra opción válida para continuar nuestra ruta de pinchos por la ciudad.

Bodega Fuente De. Una taberna de visita obligada en Santander.

Toda esta zona de Santander está repleta de bares de este tipo con buena calidad a precios razonables. Sin embargo, si queremos visitar un local realmente típico y con solera, nuestro lugar es «Bodega Fuente De». Se trata de una antigua bodega situada en la calle Peña Herbosa que ofrece platos caseros y embutidos a un precio de escándalo! Sin duda uno de los lugares imprescindibles para comer barato en Santander sin renunciar a la calidad.

Todo está riquísimo pero su punto fuerte -literalmente- es el queso cántabro de Picón-Tresviso, una variedad de queso azul, que desprende una potencia en aroma y sabor difícil de encontrar. Es un queso tremendamente fuerte pero delicioso que no te puedes perder si eres amante de este rico producto.

Al consultar al camarero no comentó que lo elabora un pequeño productor local que les vende en exclusiva la totalidad de su producción. Así que si quieres probar esta maravilla sin nombre famosa en toda la ciudad, tienes que acudir SÍ o SÍ a «Bodega Fuente De».

Para colmo los precios son realmente baratos, hay copas de vinos desde 70 céntimos y los montaditos de jamón, lacón o queso rondan el euro. Una bodega TOP que además es una auténtica LOW COST!

Aquí acaba nuestra visita gastronómica por los mejores bares donde comer bien y barato en Santander. Con el estómago lleno seguro que tenéis gana de conocer los lugares imprescindibles para visitar Santander en un fin de semana.

Y por supuesto si vais en coche no os podéis perder los pueblos de alrededor porque son espectaculares, os contamos cómo planificar las visitar en nuestros blog!

Las famosas anchoas de Santoña

Cuevas de Altamira y Santillana del mar

Comillas y San Vicente de la barquera

Y para acabar os recomendamos hacer una escapada a los cercanos Lagos de Covadonga en los Picos de Europa.

ACTIVIDADES PARA VER SANTANDER SIN PERDERTE NADA

Os dejamos también algunas actividades para aprovechar al máximo vuestros días en Santander.

Además si reserváis desde estos enlaces estaréis colaborando en el mantenimiento de nuestra web sin que os cueste nada. Agradecemos todo vuestro apoyo 🙂

También te puede interesar: