UN FIN DE SEMANA EN MÁLAGA

Vicente Aleixandre escribió «Ciudad del Paraíso» un poema en el que elogia a la ciudad Málaga. Aunque algunos seguramente no estén de acuerdo en que Málaga es una de las ciudades más bonita de Andalucía, están equivocados. Y os contaré porqué!

Conocida como Málaga La Bella, la capital de la Costa del Sol reúne todos los requisitos para posicionarse, como mínimo en el top 3 de la región Andaluza y consigue año tras año situarse en las primeras posiciones de los ránking internacionales de ciudades con la mejor calidad de vida.

No tiene una gran extensión, ni falta que le hace para competir a nivel turístico con otras potencias mediterráneas del nivel de Barcelona.

Como es costumbre en nuestro blog, para empezar os mostramos el gasto aproximado de un fin de semana en Málaga disfrutando al máximo de esta maravilla andaluza.

1.- Los precios indicados corresponden al total gastado por persona durante 3 días (tres noches).
2.- El presupuesto de avión corresponde a billetes de ida y vuelta desde Barcelona, teniendo en cuenta que, al menos uno de los vuelos se hace fuera del fin de semana.
3.- El precio de 2.50€ es lo que cuesta de media «una Tirada», como llamamos a Cerveza + Tapa

Su estratégica situación geográfica, entre la costa mediterránea y la protección del frío interior que le proporcionan los Montes de Málaga la convierten en una ciudad bastante cálida, consiguiendo así temperaturas medias de 15 grados durante el invierno y de más de 30 en verano.

Como dato curioso disfruta de uno de los inviernos más cálidos de Europa. O sea, lo que viene siendo vivir en un ETERNO VERANO! 🙂

Su excelente clima, una rica gastronomía y más de tres milenios de historia, arte y cultura hacen de Málaga la joya de Andalucía.

EL CENTRO DE MÁLAGA, CALLE LARIOS

La mejor manera de exprimir al máximo un fin de semana en Málaga consiste en perderse por su casco histórico, un centro totalmente peatonalizado que se extiende entre la emblemática calle Larios, plaza Santa María y la Plaza de la Merced, a las faldas de La Alcazaba. Una zona de la ciudad realmente accesible y acogedora para el peatón.

El punto de encuentro de los malagueños es la mítica Calle Larios, la más transitada e importante de la ciudad, llena de comercios donde se concentran las grandes firmas de moda nacionales e internacionales.

Sin embargo, la calle Larios vive su máximo esplendor especialmente en épocas festivas, cualquier estación del año goza de momentos brillantes en los que es engalanada para la ocasión, como el alumbrado navideño, la semana del Carnaval, Semana Santa, Festival de Cine de Málaga o La Feria.

Al inicio de la calle encontramos la estatua de Manuel Larios, hijo de Martín Larios, el primer Marqués de Larios. Esta familia de origen riojano, se asentó en Málaga y comenzó a forjar el imperio que, años más tarde, le convertiría en un exitoso empresario de la industria textil y azucarera de la región.

Tanto es así que a mediados del siglo XIX recibió el título de marqués de manos de la entonces reina Isabel II de España, por su altruismo y contribución al desarrollo económico de la ciudad.

En 1873 Martín Larios falleció en Francia y sus restos fueron trasladados al mítico barrio malagueño de El Perchel para recibir sepultura en el asilo de las Hermanitas de los Pobres que él mismo había construido. Su hijo Manuel continuó el legado familiar y, en su honor mandó construir la calle Larios para conectar el casco antiguo con la zona portuaria.

Al final de Calle Larios llegamos a la Plaza de la Constitución donde encontrarás el CAFE CENTRAL. En este local podrás tomar un buen desayuno malagueño, pero para ello tendrás primero que saber cómo pedir tu café. 🙂

Este bar tiene historia, ya que creó el sistema de medida para el café que hoy conocemos en Málaga. Si eres camarero en otra ciudad y te pido «una nube» o «un sombra» pensarás que estoy loca, pero en Málaga me pondrán uno o dos dedos de café respectivamente y el resto de leche.

No solo pienses que hay estas dos, de hecho en éste bar encontrarás un azulejos con las 10 medidas de café que te pueden servir los sabios camareros malagueños.

Siguiendo por la calle Compañía nos encontramos con el Palacio de Villalón, que alberga el Museo Carmen Thyssen, centrado en la pintura andaluza del siglo XVIII, una visita imprescindible.

Desde la Plaza de la Constitución también podemos acceder al Pasaje Chinitas, una de esas callejuelas estrechas y pequeñas con un colorido patio andaluz en el centro. Hoy está llena de tiendas artesanales pero antiguamente fue la calle que albergaba las noches de farra de los señoritos andaluces entre flamenco y vinos, por lo que hay mucha historia guardada entre esas fachadas.

El pasaje es popular por el mítico «Cafe de Chinistas» que acogió actuaciones de grandes figuras del flamenco y, hasta el poeta Federico García Lorca escribió un verso que ha quedado para la historia de la ciudad. El texto luce actualmente en un pequeño azulejo que cuelga de la fachada del edificio.

Ya que andamos por la zona no podemos irnos de aquí sin pasar por la Terraza del Chinitas y tomar una copa con vistas a la Catedral de Málaga. Una experiencia única y relajante que no te saldrá por más de 7 u 8€.

Saliendo del pasaje se ubica La plaza del Obispo, donde encontramos la Catedral de Málaga, que data del siglo XVI aunque su construcción continuó durante dos siglos más, por lo que reúne tres estilos diferentes: gótico, renacentista y barroco.

La Catedral es cariñosamente conocida por los malagueños como «La Manquita» porque presenta la torre sur sin acabar. Como dato curioso las malas lenguas dicen que el dinero destinado acabar la segunda torre se utilizó para otras obras públicas de la provincia.

Hoy en día, hay diferentes opiniones sobre si debería ser acabada o no ya que, después de varios siglos, muchos malagueños le han cogido cariño a verla tal y como está 🙂

En la plaza del Obispo también encontrarás el Palacio Episcopal cuya fachada es un conjunto arquitectónico de la época barroca malagueña.

Siguiendo la calle de La Catedral llegamos hasta la Plaza del Siglo, sirviendo de enlace con Calle Granada, una de las calles más bulliciosas y transitadas de la ciudad y en la que se ubica la Iglesia Santiago. Esta construcción de estilo gótico mudéjar puede presumir de ser el lugar de bautizo del famoso pintor malagueño Pablo Ruiz Picasso.

Además a tan sólo unos pasos de aquí, se localiza el Museo Piscasso, inagurado en 2003, dónde se expone una colección las obras del genio malagueño.

Siguiendo por Calle Granada llegamos hasta la Plaza de la Merced, dónde comienza la ruta picasiana. De hecho allí mismo, en una de sus esquinas, encontramos la casa natal de Picasso dónde actualmente se sitúa la Fundación Picasso. En esta misma plaza, donde el pequeño artista dio sus primeros pasos, también luce una escultura en su honor.

En el centro de la plaza observamos el Obelisco al General Torrijos, construido con arena recogida de la playa de San Andrés, lugar de fusilamiento del General Torrijos y su tropa de 48 hombes por promover la revolución liberal en 1831.

Desde la plaza de la Merced podemos bajar por Calle Alcazabilla donde se ubica el Teatro Romano de Málaga, en la ladera de la Alcazaba. Fue descubierto en 1951 durante unas excavaciones que destaparon un recinto escénico y cultural que había permanecido oculto durante años y que actualmente constituye una pieza fundamental del patrimonio histórico de la ciudad.

Durante la dictadura de Franco el teatro fue empleado como espacio clandestino para actuaciones que estaban censuradas. Cuentan que incluso el famoso actor malagueño Antonio Banderas, usó este teatro para retar a la censura del Régimen. Hoy en día se ha recuperado como espacio de interés y dispone de un centro de interpretación que podemos visitar de forma gratuita.

En esta calle Alcazabilla también encontramos el Cine Albéniz, que viste de gala especialmente durante la semana del Festival de Cine de Málaga, con el estreno de las películas nominadas y premiadas.

Desde esta misma calle podemos subir a La Alcazaba, situada en el monte Gibralfaro, para realizar una de las excursiones imprescindibles de la ciudad. La ruta por La Alcazaba, el Castillo de Gibralfaro y el Mirador del mismo nombre es una atracción que no te deberías perder en tu visita a Málaga! Se trata de una fortificación árabe con edificios palaciegos en su interior donde se asentaron los gobernantes musulmanes durante su época de dominio de Al-Andalus.

Si tienes problemas de movilidad no te preocupes porque puedes subir en el ascensor de la Alcazaba de Málaga accediendo por la calle Guillén Sotelo, frente al edificio del Ayuntamiento.

Una vez arriba te recomendamos pasear por sus jardines árabes y perderte en sus patios mientras descubres las impresionantes vistas de la ciudad y de la bahía de Málaga que ofrece esta montaña situada en pleno corazón de la ciudad. Además es toda una visita LOW COST porque las entradas cuestan 3.50€ pero si vas el domingo a partir de las 14:00h el acceso es gratuito!

Desde el Mirador de Gibralfaro podemos contemplar la plaza de Toros de la Malagueta, la playa del mismo nombre y la Farola, que es el único faro de la península que se nombra en femenino.

Cuando bajes de La Alcazaba puedes pasear por el Muelle Uno y el Palmeral de las Sorpresas, la zona de moda de la ciudad, que acoge gran variedad de locales de ocio con vistas al puerto.

Como dato curioso en el Muelle Uno puedes disfrutar del restaurante del chef malagueño Jose Carlos García, galardonado con dos Estrellas Michelín.

Málaga es una ciudad llena de sol y de vida, si quieres comprobarlo sólo tienes que entrar a alguno de sus emblemáticos mercados. El más céntrico y turístico es el famosísimo Mercado Atarazanas, llamado así porque antiguamente eran los talleres donde se reparaban las embarcaciones, conocidos como atarazanas.

Te recomiendo que pasees por los puestos de fruta, carne y «pescao» fresco mientras escuchas a los tenderos gritar los precios de los productos, dejándote envolver por el ambiente malagueño.

Y ya que estás allí, te aconsejo que no dejes pasar la oportunidad de pararte en alguno de los puestos reconvertidos en bares a tomar una cerveza y un plato de sardinas, boquerones o de las típicas «conchas finas» de Málaga. Te aseguro que no habrás comido un pescado más fresco en tu vida! 🙂

DÓNDE COMER EN MÁLAGA

Y hablando de pescaíto fresco se me ha abierto el apetito, así que os voy a dar unas pinceladas sobre los mejores bares malagueños. Este es quizás el punto más difícil de decidir de todo nuestro viaje por esta ciudad andaluza, ya que tiene tantos bares de calidad que resulta complicado elegir sólo un puñado. En Málaga hay de todo, pero sobre todo hay lugares tradicionales de «pescaíto frito« y tapas.

Los dos barrios marineros son Pedregalejo y El Palo, en este último se encuentra El Tintero, un mítico restaurante donde los camareros pasan por las mesas cantando los platos que llevan. Aquí no hay carta, por lo que tienes que estar atento e ir levantando la mano cada vez que saquen un plato que te guste! Te aconsejamos sentarte cerca de la cocina porque como te pongas muy lejos sólo te llegarán sardinas 🙂 El precio de los platos pequeños es de 6€ y el de los grandes de 9€.

Otro punto curioso de este restaurante es que los camareros calculan la cuenta sumando los platos que tengas sobre la mesa, así que si se te ocurre enterrarlos en la arena para pagar menos te aviso que no eres el primero, precisamente por eso pusieron un suelo de madera! 🙂

Estas peculiaridades son las que diferencian al Tintero del resto y por esto se han convertido en un reclamo turístico, pero en mi opinión hay mejores restaurantes en la zona y además más baratos, algunos ejemplos son Las Acacias, Los Cuñaos o Miguelito el Cariñoso.

Los tres presentan precios similares, el espeto de 6 sardinas sale por 2€ y los platos de «pescaíto frito«, como calamares, boquerones, cazón en adobo, puntillitas cuestan alrededor de 6€, por lo que puedes salir totalmente satisfecho por 12€ bebida incluida.

Además, la zona de Pedregalejo es perfecta para tomar un café o una copa después de comer en primera línea de playa con un ambiente muy animado y unos precios muy populares. Para que os hagáis una idea, el gin tonic sale alrededor de 6€.

Al otro extremo de la ciudad está el barrio universitario de Teatinos. Los bares de esta zona son similares a los granaínos, que por cierto puedes descubrir en Granada de bares. Estos locales se caracterizan por servir tapa gratis con la bebida y todo por 2€ «la tirada» lo que los convierte en verdaderos LOW COST! 🙂

El Hormiguero Tapas y El Refugio Más Que Tapas son dos bares muy similares con bastante variedad de tapas donde además puedes elegirlas, al contrario de otros, donde te sirven la tapa que ellos consideren oportuna.

Teatinos, al ser una zona universitaria, también cuenta con bastantes locales fast food. Nosotros destacamos la hamburguesería típica malagueña El Dorado de Teatinos que tiene probablemente uno de los mejores camperos de Málaga! Se trata de un bocadillo en pan redondo típico de la ciudad, pasado por grill y relleno de muchos ingredientes, mi preferido es de pollo asado con bacon, una auténtica bomba 🙂 El precio del campero ronda los 4€ por lo que no puede ser más LOW COST.

Si estás por la playa de Huelin también podrás encontrar bares de caña + tapa a precios similares. Te recomendamos encarecidamente que te acerques a la calle Tomás Echeverria, donde hay locales muy buenos como Er Pichi de Cai o la Freiduria Chupaytira.

Por último, en la zona del centro puedes encontrar todo tipo de bares, desde lo más tradicional como El Pimpi hasta bares que apuestan por sabores más modernos como el GrastroBAR Zahara. Esta zona es más cara que las anteriores porque está totalmente enfocada al turismo, aún así todavía existen bares con muy buena relación calidad precio como Las Merchanas.

Yo creo que con esta lista no me podréis decir que habéis pasado hambre en vuestra visita a Málaga!

DÓNDE DORMIR EN MÁLAGA

Para finalizar os daremos algún consejo sobre el alojamiento.

Buscando con tiempo de antelación, pongamos un par de meses antes del viaje, puedes encontrar lugares por unos 15-20€ persona y noche, un precio bastante bueno para alojarse cerca del centro de la ciudad. El precio incluso puede mejorarse si alquiláis un piso Airbnb en grupo de 5 o 6 personas.

En cuanto a zonas, os recomendamos saliros del casco antiguo por ser más caro y ruidoso. Por ejemplo, el barrio del Perchel Norte o el Perchel Sur, son lugares muy cercanos al centro pero suficientemente alejados como para evitar las molestias del ruido del ocio nocturno. Además los precios son bastante ajustados por lo que son nuestras recomendaciones LOW COST!

Otra buena opción es la zona de la Plaza de Toros o La Malagueta, muy cercana a la playa y a menos de 20 minutos andando del centro. Los precios son mayores que el Perchel, y pueden ser un poco prohibitivos en temporada alta, sin embargo, el resto del año es bastante asequible y se convierte en una opción a tener muy en cuenta.

Por último, el barrio universitario de Teatinos, es otra opción a contemplar. Ofrece pisos bastante nuevos y amplios en un barrio con buen ambiente joven. Eso sí, tened en cuenta que se encuentra alejado del centro por lo que es necesario tomar taxi o autobús tanto para bajar al casco antiguo como para ir a la playa.

Esperamos que este recorrido por Málaga os anime a visitar esta joya de Andalucía!

ACTIVIDADES LOW COST EN MÁLAGA

También te puede interesar: