DESCUBRE EL MONTSENY

El macizo del Montseny es una de las cordilleras que aportan mucho más de lo que puede parecer a simple vista.

Sus dos picos que superan los 1.700 metros de altitud son visibles desde cualquier zona alta de Barcelona y suelen recibir nieve con frecuencia en invierno. Esto nos dará una estampa de postal muchos días del año.

Esta zona es famosa entre la gente del lugar por sus castaños silvestres y sus setas. Si vas en otoño tu paseo puede verse recompensado con una rica bolsa de castañas recién recolectadas de la naturaleza.

Las setas mejor déjalas para los expertos!

Os vamos a explicar una ruta realmente divertida, sencilla y muy interesante para descubrir el Parc Natural del Montseny. Una Reserva de la Biosfera a un paso de Barcelona.

Por su riqueza biológica y paisajística, el Parque del Montseny ha sido tradicionalmente una zona muy frecuentada por senderistas de todo tipo y condición.

Gracias a la gran diversidad de rutas con nivel de dificultad bajo-moderado es un área perfecta para disfrutar de la naturaleza junto a familia y amigos.

No es necesario ser un experto montañero ni disponer de una preparación física excepcional para poder recorrer los valles y montañas de este Parque Natural.

La ruta que os presento es uno de los recorridos más completos que pueden hacerse en este macizo montañoso manteniendo un nivel bajo de dificultad.

Sin embargo, aunque técnicamente no requiera unas condiciones físicas elevadas, siempre que vayamos a la montaña es muy importante revisar la previsión meteorológica y llevar un equipamiento en consecuencia.

Unas buenas botas impermeables y ropa de abrigo será fundamental siempre que hagamos la excursión fuera de la época estival. Tampoco podemos olvidar agua y alguna comida ligera porque, aparte de algunas fuentes naturales, no hay ningún otro punto de avituallamiento por el camino.

RUTA DE LA FONT DE PASSAVENTS AL TURÓ DE L’HOME

Nuestro punto de inicio será el aparcamiento del Pantano de Santa Fe del Montseny situado en el kilómetro 20 de la carretera BV-5114, que parte de la población de Sant Celoni, se trata de un buen lugar donde comenzar porque hay aseos públicos gratuitos y una explanada no muy grande pero de fácil acceso para cualquier coche.

Otra opción, si queremos acortar un poco la ruta, consistiría en continuar por la BV-5114 poco menos de dos kilómetros hasta llegar al aparcamiento de la Font de Passavents donde dejaríamos nuestro vehículo.

Nosotros tomamos la primera opción, dejamos el coche en el aparcamiento del Pantano de Santa Fe del Montseny y continuamos andando por un sendero que hay paralelo a la carretera.

Tras cruzar la carretera se recupera el sendero que continúa paralelo a la misma hasta llegar a la Font de Passavents, donde realmente comienza la ruta circular.

En época lluviosa, el tramo entre el restaurante y la Font de Passavents es bastante húmedo y nos obliga a cruzar pequeños afluentes de la Riera de Santa Fe en varias ocasiones.

Al haber mucha hoja marchita en el suelo no es difícil acabar metiendo el pie en algún charco hasta la espinilla, comenzando así un largo día con los pies chorreando 🙂

Como esto no es plato de buen gusto para nadie, intentaremos evitarlo teniendo cuidado de dónde pisamos -regla número uno al caminar por el monte- o directamente recorriendo este tramo por el borde de la carretera.

Una vez en la Font de Passavents, pasamos una cadena y pocos metros más adelante encontraremos la bifurcación de la ruta circular. A mano derecha se asciende al pico de Les Agudes mientras que a la izquierda se abre el camino que nos lleva al pico del Turó de L’Homme.

Nosotros cogeremos el sendero de la derecha que comienza con un pequeño puente de madera sobre la Riera de Santa Fe. Cruzando el puente, en pocos metros el sendero adquiere una pendiente que nos hará calentar las piernas rápidamente XD.

Durante casi un kilómetro el sendero asciende verticalmente hasta que a media ladera gira a la izquierda para discurrir con menor pendiente durante un par de kilómetros atravesando los torrentes del Sot de la Font de Porrassar y el Sot del Mal Pas para acabar coronando en el sendero que une Les Agudes con el Turó de L’Homme. Una vez aquí giramos a mano derecha para dirigirnos al pico de Les Agudes.

A casi 1700 metros de altitud hace «fresquito» en casi cualquier época del año, especialmente entre los meses de noviembre y abril, cuando es habitual encontrar nieve y hielo en la zona, por lo que un buen calzado y algo de ropa de abrigos es fundamental si elegimos esa época.

No es que haga un frío muy intenso, pero como suele hacer fuerte viento en la cumbre, la sensación térmica puede alcanzar los 5º o 6º bajo cero.

Desde este pico tomamos un estrecho sendero que parte en dirección suroeste hacia el Turó de L’Homme, se trata de un sendero bastante plano aunque sinuoso sin apenas dificultad en el que la única precaución que debe tomarse consiste en no resbalarse con las rocas húmedas que a veces hay que sortear.

Inicialmente el sendero circula por la cara norte de la montaña para, al cabo de unos cientos de metros, saltar el collado y pasar a discurrir dando vistas a la vertiente sureste del macizo, hasta acabar desembocando en la Carretera del Turó de L’Homme.

Aquí comienza un tramo final de pista ancha, completamente recta y con bastante pendiente que en unos 500-600 metros nos conduce a la cima del Turó de l’Homme.

El pico más alto del macizo, superando por muy poco los 1.700 metros de altitud. Las vistas desde aquí son absolutamente alucinantes!

Una vez hemos tomado un respiro deleitándonos con la panorámica 360º que nos ofrece la cima, comenzaremos el descenso en dirección Santa Fe siguiendo las marcas blancas y amarillas del recorrido SL-C 208.

Discurre por la vertiente nordeste del Turó de l’Homme pasando cerca de la cumbre junto al Pou del Compte, un pozo nevero utilizado hasta bien entrado el siglo XIX para almacenar hielo en invierno que, posteriormente era recogido y comercializado.

Recordemos que antiguamente no había electricidad, ni mucho menos congeladores, por lo que nuestros antepasados tenían que buscarse la forma de conservar frescos los alimentos!

El camino continúa descendiendo durante casi una hora haciendo un zigzagueo a lo largo de la ladera hasta acabar en la Font de Passavents.

Realmente nosotros dejamos el coche más abajo, en el aparcamiento del Pantano de Santa Fe del Montseny por lo que nos tocó seguir descendiendo por la carretera otros dos kilómetros.

Paramos a repostar en el Restaurante del Hostal Avet Blau, un lugar acogedor de decoración rústica donde sentarse a tomar un bebida caliente se convirtió en un pequeño placer.

La duración completa, incluyendo paradas para comer algún bocadillo y habiendo ido a un ritmo tranquilo se nos fue casi a 5 horas para recorrer los 12-13 kilómetros de distancia con un desnivel acumulado de unos 650 metros por el Parque Natural del Montseny.

OTRAS OPCIONES PARA ALCANZAR LA CIMA

Si vas con niños, gente mayor o simplemente no tienes ganas de andar, existe la posibilidad de acceder a la cima del macizo del Montseny en coche.

Unos 24 km, 40 minutos por carreteras serpenteantes que harán las delicias de los propensos al mareo- que separan el Turó de l’Home del municipio de Sant Celoni.

Tras abandonar Sant Celoni por la BV-5114, a unos 4 kilómetros encontramos una rotonda desde donde parte la carretera BV-5119.

Seguiremos la BV-5119 durante 25 minutos hasta que, un kilómetro antes de coronar el Coll de Santa Helena, veremos a mano izquierda la estrecha Carretera del Turó de l’Home.

El ascenso final, de unos 2,5 kilómetros, tiene lugar por una carretera zigzagueante que se eleva rápidamente mediante varias curvas de herradura proporcionando unas vistas espectaculares hasta llevarnos a la zona de estacionamiento gratuita de la cima. Su maltrecho asfalto, expuesto de manera continua al azote de agentes meteorológicos extremos, nos da  idea de la dureza del clima de la zona.

Una vez alcanzada la zona de parking hay una barrera que impide el paso de vehículos a motor, pero podemos continuar a pie la carretera poco más de un kilómetro hasta su fin. Desde allí alcanzaremos la verdadera cima tras ascender unos escasos 500 metros por un sendero sin asfaltar, ancho pero con bastante pendiente.

DÓNDE COMER EN MONTSENY

En cuanto a la comida, por toda la sierra se pueden encontrar las típicas masías, restaurantes tradicionales donde probar las carnes de la zona.

Nosotros os recomendamos Can Serra y Restaurant María Rosa, ambos en el pueblo de Montseny. El primero se encuentra en la plaza del municipio y el segundo unos metros más abajo en el borde de la carretera. Ambos son buenas opciones para probar la comida tradicional catalana alrededor de 20€ por persona.

Sin embargo el Restaurant María Rosa fue el que más nos gustó, con unos canelones que te vuelven loco además de una atención atenta y rápida.

Si vas en invierno no puedes dejar de probar los archiconocidos calçots a la parrilla! Las cebollas más famosas de Cataluña 🙂

Los calçots son una deliciosa variedad de cebolla tierna catalana que se hace al fuego de la parrilla y se sirven acompañados de una maravillosa salsa romesco a base de verdura asada triturada. Se me hace la boca agua sólo de pensarlo!

Consejo de calidad: Los restaurantes tradicionales de toda Cataluña, conocidos como masías, ofrecen entre diciembre y marzo «menú calçotada» que por unos 30€ ofrece variedad de carne a la parrilla, pan, vino y calçots ilimitados.

Si te ha gustado el paseo por Montseny, otra buena opción similar para hacer una excursión de ida y vuelta desde Barcelona debido a su cercanía es el monasterio de Montserrat. Si quieres descubrirlo no te pierdas nuestro post Montserrat

También te puede interesar: