QUÉ VER EN PAMPLONA EN UN FIN DE SEMANA.

Pamplona es una magnífica opción para pasar un fin de semana disfrutando de su cultura, su gente y su gastronomía. En este post os contamos todo lo que tienes que ver en Pamplona para aprovechar al máximo tu visita a esta bonita ciudad del norte de España.

Históricamente el Reino de Navarra fue, junto con Castilla y Aragón, uno de los que dieron origen a este complejo país que actualmente conocemos como España.

Actualmente Navarra constituye una comunidad autónoma con capital en Pamplona, una ciudad de tamaño medio que, con sus cerca de 200.000 habitantes, se erige como el centro económico y turístico de la comunidad.

Una ciudad repleta de historia, tauromaquia y cocina de calidad, que se ha ido convirtiendo en un referente gastronómico a nivel nacional. Sus pintxos al estilo vasco y la gran variedad y calidad vinícola que ofrece, hacen de Pamplona un excelente destino para los amantes del buen yantar… 🙂

Como siempre, empezamos mostrando el gasto aproximado de nuestro fin de semana comiendo y bebiendo sin parar en Pamplona.

1.- Los precios indicados corresponden al total gastado por persona durante tres días (3 noches).
2.- El presupuesto de coche, incluye gasolina y peajes desde Barcelona, teniendo en cuenta 2 pasajeros.
3.- El precio de 4€ es lo que cuesta de media «una Tirada», como llamamos a Cerveza + Tapa.

Sus extensos y complejos vínculos económicos, territoriales y políticos con su vecina región vasca le confieren cierta similitud en cuando a rasgos arquitectónicos y costumbres, a la par que mantiene una identidad propia y diferenciada en otros muchos aspectos.

LOS SANFERMINES DE PAMPLONA. HISTORIA VIVA.

Independientemente del momento del año en que visitéis la ciudad, Pamplona vive marcada por «Los Sanfermines», una celebración taurina conocida mundialmente cuyo origen se remonta al año 1.591. Desde entonces, la fiesta de los toros se celebra cada año en honor a «San Fermín«, uno de los patrones de Navarra, que da nombre a las fiestas.

Mucho ojo porque, al contrario de lo que piensa mucha gente, el patrón de Pamplona es San Saturnino, no San Fermín! No confundamos las churras con las merinas 🙂

Los Sanfermines son quizás la celebración española más conocida a nivel internacional y la principal atracción que todos queremos ver en Pamplona. El núcleo fundamental de la fiesta se concentra en torno a los toros y la celebración de los encierros, que tienen lugar cada mañana a las 8:00 entre el 7 y el 14 de julio, fechas entre las que anualmente se celebran las fiestas de San Fermín.

En ellos «los mozos» -tradicionalmente algunos de los chicos más valientes de la ciudad- hacen el recorrido que une los corrales en Santo Domingo con la Plaza de Toros de Pamplona, corriendo a toda velocidad por delante del Ayuntamiento, la calle Mercaderes y la famosísima calle Estafeta.

Detrás de ellos, a escasos centímetros de distancia, una manada de toros bravos corre en estampida en lo que supone una explosión de adrenalina y peligrosidad tanto para corredores como para el público que abarrota el recorrido.

Los Sanfermines, una fiesta internacional.

Las fiestas inundan la ciudad con miles de turistas tanto nacionales como extranjeros, especialmente norteamericanos, desde que el periodista, boxeador, viajero, aventurero y Premio Nobel de Literatura de 1954, Ernest Hemingway, popularizara este festejo en el continente americano a través de la palabra escrita. Gran amante de Pamplona, este personaje se convirtió en un icono muy querido de la ciudad.

China es otra de las nacionalidades cada vez más asidua a estas fiestas, en las que Pamplona supera todos sus niveles de capacidad, tanto es así que la gente incluso hace acampada en parques y rotondas o directamente decide dormir en la calle! Eso sí, acompañados de una buena cogorza de vino tinto de la tierra! 🙂

La plaza Consistorial de Pamplona es el punto de inicio y fin de las fiestas. Desde el balcón central del ayuntamiento se lanza «el chupinazo» un cohete que sale disparado hacia el cielo a toda velocidad para dar comienzo a las celebraciones al grito de “¡Viva San Fermín!”.

En los poco más de 2.500 metros cuadrados de la plaza, se concentran más de 12.000 personas ataviadas con la tradicional indumentaria de pantalón y camisa blanca y pañuelo rojo al cuello para dar la bienvenida a una semana festiva que dejará pocos hígados 100% intactos pero muchas ganas de repetir al año siguiente. Es también en esta plaza, donde el 14 de julio a las 12 de la noche, se pone punto final a las fiestas cantando el clásico «Pobre de mí» con velas y pañuelos rojos al aire.

«Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín»

QUÉ VER EN PAMPLONA. ARTE E HISTORIA.

Pamplona ofrece al turista mucho más que las fiestas de San Fermín. Entre las intrincadas calles de su casco antiguo encontramos restos monumentales de incalculable valor que no deberías perderte si visitas la ciudad!

La catedral de Pamplona

Una de las visitas obligadas que hay que ver en Pamplona es su Catedral, en cuyo interior reposan los restos de Carlos III el Noble y su esposa doña Leonor en su mausoleo de alabastro del siglo XV. Enfrentarse a estas tumbas supone una experiencia que te dejará: De piedra… (Léase con voz de Matías Prats)

Otra posibilidad que ofrece la Catedral consiste en subir hasta su campanario, desde donde podrás disfrutar de unas maravillosas vistas de la ciudad. Además apreciarás de cerca el descomunal tamaño de su campana que, con sus 10 toneladas de peso es la campana en uso más grande de España.

Las murallas de Pamplona.

Un paseo recorriendo sus murallas es otro de los puntos obligados que hay que ver Pamplona. Como particularidad, al encontrarse el casco antiguo encima de un monte, las montañas quedan por debajo de la ciudad! Por lo que curiosamente, las de Pamplona son unas murallas hacia abajo, justo al contrario de lo que estamos acostumbrados a ver! Un paseo por su borde ofrece unas vistas geniales de la parte moderna de Pamplona.

Otros elementos, como la Ciudadela, el jardín de la Taconera o las iglesias de San Saturnino y San Nicolás son puntos de interés que no deberías perderte en la ciudad.

La imagen de San Fermín

Además no olvides visitar la imagen de San Fermín situada, como no puede ser de otra manera, en la Iglesia de San… Lorenzo! Parece que los Santos también comparten piso de vez en cuando! 🙂

Por su historia y ppor dar nombre a las fiestas más internacionales de toda España pensamos que San Fermín es uno de los puntos que hay que ver en Pamplona sin lugar a dudas.

A parte de los comentados existen otros muchos lugares de interés que encontrarás explorando a pie la ciudad. Por nuestra parte acabaremos este recorrido en una plaza de Pamplona que no puedes perderte, La Plaza del Castillo, llamada así por el castillo que existió en esta ubicación durante la Edad Media. Actualmente es un espacio amplio, abierto y soleado donde los pamploneses se reúnen siempre que pueden para tomar unos pintxos en las concurridas terrazas de bares y restaurantes que la rodean.

Y como no sólo de «turismear» vive el viajero vamos a hablar de lo que muchos de vosotros estáis esperando con impaciencia, LOS BARES!

¿TE APETECE VER PAMPLONA A TRAVÉS DE SUS BARES?

Como ya hemos comentado, la ciudad de Pamplona es uno de los mejores lugares de España para disfrutar de la gastronomía nacional, no sólo por la gran cantidad de bares y restaurantes que copan sus locales, si no por el encantador ambiente de sus calles.

Como otras muchas ciudades españolas, los pamploneses viven sus calles. Las tardes de «terraceo» e incluso comer y beber de pie en mitad de las estrechas calles peatonales de su casco viejo, es una forma tradicional de disfrutar de la compañía de amigos y familiares con gran arraigo en esta ciudad. Así que si quieres ver Pamplona en estado puro tienes que ir a sus bares.

Por supuesto también existe una amplia oferta de restaurantes de «mesa y mantel» de elevada calidad, pero ya sabéis que en este blog preferimos los primeros, tanto porque están más enfocados al LOW COST como porque nos encanta la calle! Así que pasamos a recomendaros unos cuantos.

La calle San Nicolás.

El primer bar que nos pareció espectacular por su gran variedad y calidad de pintxos fue «La Mandarra de Ramos«, situado en la calle San Nicolás. Un local con algunas mesas al fondo donde te será bastante difícil encontrar algún hueco mayor de unos pocos centímetros de barra. No obstante, la calidad y el sabor de sus platos merece sobradamente la pena!

Sus bombas rebozadas de pimiento del piquillo son famosas en Pamplona y alrededores, aunque sus montaditos, tostas y raciones tampoco se quedan atrás. Es un lugar excepcional sin lugar a dudas, donde por unos 3€ podrás degustar unos pintxos maravillosos y por 2€ más una buena copa de vino de la tierra! No es un bar muy LOW COST pero la calidad que sirven justifica cada céntimo pagado.

La calle San Nicolás es una auténtica pasada. Un bar en cada puerta y a cada cual mejor! Otro de nuestros elegidos es «La Cocina Vasca» un establecimiento con una amplia oferta de pintxos deliciosos que podrás disfrutar en su interior o en los barriles de su terraza, si eres capaz de encontrar sitio! Los precios son similares a La Mandarra de Ramos y al resto de bares de esta calle.

Justo enfrente encontramos el «Baserriberri», un local especializado en pintxos gourmet de precio ligeramente superior pero con una calidad y elaboración que se sale de lo normal.

Esta taberna de 1963 ha sabido combinar a la perfección los sabores tradicionales con los formatos más innovadores para ofrecer un producto único en la ciudad. Un lugar apto para los paladares más exquisitos.

La Plaza del Castillo. Café Iruña

A pocos metros de aquí, en la Plaza del Castillo se encuentra el que, muy probablemente es el establecimiento de restauración más emblemático de la ciudad, el «Café Iruña». Un establecimiento señorial del siglo XIX con una formidable decoración de la época que lo convierten en uno de los cafés más bellos del país. A nivel gastronómico hay sitios mejores, pero merece la pena entrar a tomar algo aunque sea sólo por disfrutar de su arquitectura y vistosidad.

Calle Estafeta. Toros y Pinchos para ver Pamplona desde dentro.

Pocos metros más adelante encontramos la calle más famosa de Pamplona, tanto por Sanfermines, como por la multitud de bares que concentra, estamos hablando de la calle Estafeta. En ella encontramos multitud de opciones para «ir de pintxos» de precio más o menos similar, aunque bien es cierto que la calidad de las elaboraciones suele variar de unos a otros.

En esta zona recomendamos especialmente la «Cervecería La Estafeta», un pequeño bar con una buena barra de pintxos y unos precios más económicos que algunos de los que le rodean, por unos 5-6 euros te puedes tomar un zurito con un par de pintxos que te dejarán más que satisfecho, además los chicos que lo atienden son rápidos y muy amables por lo que es una apuesta segura!

Otro bar de precio similar que merece la pena visitar es el «Bar Fitero», a escasos 20 metros del anterior, es un local con una amplia variedad de pintxos de calidad que podrás disfrutar tanto en el interior como en los barriles que tiene en la puerta.

A la vuelta de la esquina, en la Travesía Espoz y Mina, el «Bar Guria» y el «Bar Gaucho» sirven unos bocados que si no son pecado se deben quedar bastante cerca! En ellos la tirada sale por unos 4€.

Justo enfrente, el «Chez Evaristo» presenta una oferta menos elaborada que los anteriores pero con unos precios muy económicos y unas raciones sabrosas y generosas que sin duda te dejarán con buen sabor de boca. Estamos hablando de cenar por 10 – 12€, con lo que se convierte en un verdadero LOW COST!

Fuente de La Navarrería

Descendiendo Estafeta llegamos en dos o tres minutos a la Fuente de la Navarrería, una pequeña plaza en la esquina de Calle Navarrería con Calle Carmen, que está repleta de bares que hay que visitar SÍ o SÍ.

En esta plaza destaca «La Mejillonería», una bar que, como los más perspicaces ya habrán intuido, está especializado en servir mejillones en distintas elaboraciones. También son típicas sus patatas bravas y los bocadillos de calamares, todo por unos precios realmente económicos, ya que salen a unos 4 o 5 euros la ración. Además el servicio es uno de los más rápidos que he visto en mi vida, tienes los mejillones en la barra casi antes de pedirlos 🙂

Un bar que, sin muchas florituras, resulta ser espectacular tanto en precio como en calidad!

En la puerta del al lado encontramos el «Mesón de la Tortilla», otro lugar que hace honor a su nombre al estar especializado en tortilla española. Tortilla con atún, con boletus, con morcilla, con gulas y un largo etcétera te esperan en este rincón que bien merece una visita. Además el pintxo más bebida no suele superar los 3 o 4 euros por lo que presenta una relación calidad-precio más que aceptable.

Por último, en esta zona nos gustó mucho el mesón «La Nabarreria», un amplio local regentado por unos chicos muy trabajadores y simpáticos que ofrece un estilo de pintxos más desenfadados, menos elaborados que en bares anteriores pero más centrados en conseguir el equilibrio entre calidad, cantidad y precio. Con un ambiente joven y unos precios contenidos se convierte en un buen lugar para tomar unos pintxos LOW COST!

Birras baratas para disfrutar de la calle.

Para finalizar la ruta por los bares de Pamplona, en la misma plaza de la Fuente de la Navarrería encontramos el Bar Cordovilla y la Ezkia Taberna, dos bares bastante baratos pero con unas elaboraciones de inferior calidad y esmero que cualquiera de las mencionados con anterioridad, aunque igualmente ricas. Ambos recomendables si quieres anteponer el bolsillo al paladar.

Además, los dos bares sirven Keller a 1.50€, una cerveza vasca elaborada en San Sebastián, que particularmente no nos acaba de convencer… Nos parece muy suave y con poco cuerpo, del estilo de la Moritz de Barcelona o la Cruzcampo de Sevilla, aunque nuestros gustos en cerveza los dejaremos para otro post 🙂

Pamplona es una magnífica ciudad para pasar un fin de semana disfrutando de su gente, su historia y su gastronomía, pero si disponéis de algún día más os recomendamos que no os perdáis el cercano pueblo medieval de Olite con su maravilloso castillo que ya os contaremos en otro post!

Y si te has quedado con más ganas de bares pásate por nuestro post Por Bilbao de Pintxos, te prometemos que no te defraudará!

CÓMO LLEGAR A PAMPLONA

Pamplona es una ciudad bien comunicada tanto por carretera como por ferrocarril, por lo que no tendrás problema para llegar desde cualquier punto del país.

Una vez allí, el centro de la ciudad es realmente pequeño y se puede recorrer a pie fácilmente en un día. Por tanto, si sólo vas a visitar la ciudad no necesitarás el coche para nada.

De hecho, si andas en coche por el centro ten muchísimo cuidado porque la ciudad está repleta de cámaras de tráfico preparadas para ponerte una multa al más mínimo descuido! Carriles bus, cruces con prioridades poco claras, zonas de aparcamiento limitadas o zonas de parada prohibidas son algunas de las trampas que te esperan en este bonita ciudad. En serio, a veces hemos llegado a pensar que es cuestión de suerte salir de allí sin un «regalito» del Excmo. Ayuntamiento de Pamplona en forma de contribución no voluntaria a las arcas del consistorio. Por cierto, un fuerte abrazo al señor de la grúa! 🙂

Nuestro consejo es dejar el coche en las afueras y acceder al centro andando, puesto que la ciudad es pequeña y en 20 minutos te pones en cualquier punto.

Como siempre, el problema lo encontrarás si quieres descubrir otros rincones de Navarra como Tolosa, Olite, el Monasterio de Leyre o la zona desértica de Bárcenas Reales todos ellos puntos de visita obligada pero difícilmente alcanzables en transporte público.

Si no dispones de coche o moto siempre puedes plantearte el alquiler de un vehículo con el que llevar tu visita a Pamplona a otro nivel!

SI VAIS A VER PAMPLONA OS DEJAMOS UNAS IDEAS DE DÓNDE DORMIR

Pamplona es una ciudad con un amplio abanico de precios en la que puedes encontrar de todo. Desde habitaciones dobles en hostales por unos 40€ la noche hasta habitaciones que cuestan 5 o 6 veces más si te alojas en alguno de los hoteles señoriales del casco histórico.

Al ser una ciudad de tamaño medio, quitando el centro que es más caro, no hay mucha diferencia de precios entre unas zonas y otras. Además desde los barrios periféricos se puede acceder andando al centro de la ciudad en una media hora, por lo que no os tenéis que preocupar especialmente de la localización del inmueble.

Quizá una de las zonas más alejadas del centro sea Mendillorri, razón por la cual puedes encontrar Airbnb con precios de risa. Estamos hablando de una habitación doble por unos 20€ la noche… Estos si que son auténticos LOW COST! El único inconveniente es la distancia, por lo que sólo te recomendamos este barrio si dispones de coche para bajar a la ciudad.

En cualquier caso, tanto en Airbnb como en Booking te será fácil encontrar alojamientos cómodos y muy bien situados perfectos para convertirse en tu base de operaciones para recorrer la ciudad por el precio que más se ajuste a tus necesidades.

ACTIVIDADES EN PAMPLONA

Os dejamos algunas actividades como las que nosotros hicimos para aprovechar al máximo vuestros días en el Santander.

Además si reserváis desde estos enlaces estaréis colaborando en el mantenimiento de nuestra web sin que os cueste nada. Agradecemos todo vuestro apoyo 🙂

También te puede interesar: