DESCUBRE LAS BODEGAS DE MÁLAGA

Si pasas unos días en la Costa del Sol, una ruta obligada será visitar las míticas bodegas de Málaga en las que podrás degustar la gran variedad de tapas, marisco y pescaito frito que ofrece esta ciudad. Ten en cuenta que Málaga cuenta con una de las mejores gastronomías locales y vinos propios de toda Andalucía.

En este post os hablaremos de las mejores bodegas de Málaga concentradas en el centro de la ciudad.

EL PIMPI

Hablar de los bares en Málaga es hablar de El Pimpi. Como aún recuerdan los malagueños más veteranos, «El Pimpi» era un hombre que solía dejarse ver por el puerto de la ciudad para ayudar a las tripulaciones en los desembarcos y para acompañar a los viajeros por las callejuelas de Málaga. Vamos, que era todo un adelantado a su tiempo! Un visionario que se convirtió en el primer guía turístico de la ciudad 🙂

Tras ver su éxito, algunos empezaron a imitarle, dando así origen al gremio de «los pimpis” que pueden ser considerados los primeros guías de Málaga.

Desde 1971 El Pimpi está ubicado en el pleno corazón de la ciudad, ocupando un caserón malagueño del siglo XVIII reconvertido en una de las bodegas más emblemáticas y con más solera de la Málaga. Gracias al enclave que le rodea y su ambiente flamenco, hacen de este bar un punto de encuentro de malagueños de todas las edades.

El Pimpi es un local muy grande que cuenta con dos entradas, una por Plaza de la Judería y otra situada frente a la Alcazaba y el Teatro Romano.

El interior de La Bodega el Pimpi está dividido en diferentes salas, como El patio de los Geranios, la Sala de las Tertulias o la Sala de los Barcos. En ellas, las mesas llenas de comensales se mezclan con los barriles donde se cría el vino de la casa con la variedad de uva moscatel. Por cierto, este tipo de uva se utiliza para obtener las pasas y casi todos los vinos dulces que le dan fama a Málaga.

Como curiosidad, muchos de estos barriles están firmados y dedicados con tiza por famosos que han visitado El Pimpi desde artistas de la talla de Antonio Banderas hasta aristócratas como Carmen Thyssen o la Duquesa de Alba.

Su decoración es muy característica y refleja con pureza el ambiente andaluz. Sus paredes están repletas de fotografías históricas de la ciudad, carteles de la Feria de Málaga y hasta azulejos con poesías 🙂

Subiendo las escaleras, en la planta de arriba encontraras “El Palomar” donde la gran Encarni Navarro, ofrece un espectáculo flamenco en directo cada miércoles, jueves y viernes. Si quieres disfrutar del mejor flamenco en Málaga no puedes perderte a la reina del Pimpi!

Al ser un negocio tan afamado podemos decir que los precios, en general, no son para nada LOW COST en comparación con el nivel de vida de la ciudad. Por ejemplo, una cerveza sale alrededor de 2.50€ y un café por 1,70€.

En relación a los vinos, lo más económico es pedir la botella entera de 75cl. La de Málaga Virgen ronda los 15€ y la de Cartojal unos 13€. La copa de vino sale por unos 2,5€ – 3€ por lo que si vais varios os sale a cuenta la botella.

Está claro que El Pimpi es un local muy turístico y para nada LOW COST, pero realmente es una taberna que muestra al visitante la más pura esencia andaluza. Así que si quieres vivir una experiencia por lo más castizo de Andalucía, no puedes dejar de entrar a tomar una copa de vino en este emblemático lugar!

ANTIGUA CASA DE GUARDIA

Si paseas por la Alameda Principal es difícil no tropezarte con otro de los míticos: “La antigua casa de Guardia”, catalogada como la bodegas más antigua de Málaga! Este local cuenta con más de 200 años de historia entre gente, vides y barriles que siguen desprendiendo un delicioso olor a añejo como el primer día.

Esta bodega fue fundada por el famoso vinicultor malagueño José de Guardia en 1840, de quien recibe su nombre, un empresario que inició su andadura en un pequeño local de Atarazanas y que se acabó convirtiendo en proveedor de la mismísima Reina Isabel II. Este hecho que quedó reflejado en el nombre del Moscatel Trasañejo de esta bodega, que fue bautizado y comercializado bajo la denominación de S.M Isabel II.

Este antro con encanto poco ha cambiado desde que abrió sus puertas hace casi 200 años para ser el pionero en servir caldos con Denominación de Origen Málaga. Si andáis por allí os aconsejamos que degustéis alguna de las variedades de Pedro Ximénez, Moscatel de Alejandría, Pajarete Trasañejo o Dulce Trasañejo, algunos de los mejores vinos de Málaga, acompañados de unos buenos mejillones, gambas al pil pil o banderillas.

Por cierto, no te extrañes si los camareros te hacen la suma de la cuenta en la mesa con una tiza, porque la tecnología en este bar ha quedado para la próxima generación 🙂

Esta histórica bodega y taberna de La Antigua Casa de Guardia luce actualmente la placa Sabor a Málaga, un distintivo que reconoce a los productos de cercanía malagueños de calidad excepcional.

Como en el caso del El Pimpi, los precios no son muy LOW COST, ya que al estar situados en el centro de la ciudad y ser locales bastante turísticos se suben un poco. Los precios rondan los 2,5€ la tapa, entre 8 y 10€ la ración y alrededor de 2€ la bebida.

LA TRANCA

De todas las bodegas que existen en Málaga mi favorita es La Tranca, ubicada en Calle Carretería abrió sus puertas el año en que nací. Un bar donde la música más antigua se hace actual. Se trata de una taberna tradicional, pero a la vez desenfadada, donde podrás escuchar y cantar las coplas de María del Monte o los grandes éxitos de Raphael.

El ambiente, que mezcla tradición y modernidad, es realmente animado y propicia que gente de todas las edades se reúna para disfrutar de este maravilloso lugar.

En esta tasca malagueña no puedes perderte sus tostas de lomo de orza de elaboración propia. Aunque también son de lo más típico sus empanadas, que salen alrededor de 1.80€ o las raciones de ensaladilla rusa o flamenquines que rondan los 6€-7€.

Además La Tranca sirve los mejores vermuts de barril elaborados en la tierra de Málaga y por tan sólo por 1.80€!

EL PIMPI FLORIDA

Si una mítica bodega de Málaga como La Tranca te ha gustado, no te puedes perder el Pimpi Florida. Se encuentra situado en la barriada de El Palo y es un lugar minúsculo -apenas tiene 20 metros de largo y 2 de ancho- pero con mucha personalidad, tanto es así que se ha convertido en un emblema de la ciudad!

De hecho, los fines de semana la gente hace cola en la puerta una hora antes de que abra el local, así que si tienes pensado ir en viernes o sábado lo mejor es llegar con suficiente antelación, sobre las 7 de la tarde. Por cierto, tened en cuenta que por este barrio es casi imposible aparcar, por lo que ir en bus es la mejor opción.

La tercera generación lo sigue manteniendo como el primer día que abrió sus puertas hace 67 años. Este bar te enamorará nada más entrar, al principio no conoces a nadie, pero pronto acabarás haciéndote amigo de todo el mundo. Empiezas hablando con alguien de al lado y acabas cantando todas las coplas que te pongan desde Marifé de Triana hasta Rafaela Carrá pasando por Nino Bravo. Podemos decir que es la taberna más incómoda y ruidosa de la ciudad, pero al mismo tiempo, la más querida por los malagueños.

En las paredes cuelgan recortes de periódicos antiguos y fotografías de folclóricas como Rocío Jurado o Isabel Pantoja.

Y por si el ambiente fuera poco, la comida es deliciosa. Os recomendamos las gambas al pil pil o las empanadillas de pincho moruno, que rondan los 6€. Las botellas de vino, por su parte, se cotizan alrededor de los 9€.

Como curiosidad cada noche cuando están a punto de cerrar, ponen el himno de la legión de Málaga, «el Novio de la Muerte» y levantan en volandas a cualquiera como si fuera un cristo en un claro recuerdo de la Semana Santa malagueña 😊

Una noche en el Pimpi Florida será algo inolvidable, así que, arráncate a cantaaaRR!!

Para terminar os hablamos de tres bodegas en Málaga que, aunque no son tan conocidas, son lugares donde se come muy bien y bastante barato.

El Cortijo de Pepe, ubicada en la Plaza de la Merced, está especializada en comida a la brasa, en este lugar tenéis que pediros una cresta (una especie de hamburguesa picante típica de la ciudad), el pulpito a la brasa que cuesta alrededor de los 6€ o el chorizo de Ardales.

Como complemento puedes pedir cualquiera de sus más de 20 tapas expuestas en barra, destacando sus ensaladillas y las patatas rellenas. Los precios varían según la elaboración pero de media la tapa sale alrededor de 2,30€ y la ración por unos 8€.

Frente al Museo Picasso se encuentra La Taberna El Gallo, un local con mucho encanto en pleno casco viejo. El sitio es muy pequeño y se llena rápido por lo que aconsejamos ir temprano. Las raciones son abundantes y a buen precio. En este local os recomendamos su exquisitas ensaladilla rusa, el precio de la tapa ronda los 3€ y la caña de cerveza sale por 1.50€.

Por último, si buscáis un sitio para vivir la Semana Santa Malagueña en cualquier época del año, Las Merchanas es tu lugar. Se trata de un local situado en Calle Mosquera, una calle peatonal que se convierte en terraza cuando sacan los barriles a la calle para hacerlos servir de mesas. Este bar concentra gente de todas las edades, logrando un ambiente muy animado y sin duda 100% recomendable. De hecho, siempre está a rebosar, por algo será…

Las Merchanas tiene una particular decoración cofrade, sus paredes están llenas de túnicas y fotografías de la Semana Santa de Málaga, realmente es un sitio curioso de ver y poco conocido por los foráneos, que recomendamos visitar a cualquier turista que pase por la ciudad. Por cierto, les va tan bien que ya cuentan con 5 bares en la ciudad.

Si pasáis por allí no olvidéis pediros ensaladilla rusa, croquetas caseras de cocido o sus ricos pinchos, todo con unos precios que rondan los 4-5 € la ración. Por su parte, la caña de cerveza o la copa de vino cuestan poco menos de 2€.

Y para bajar este atracón de comida, lo mejor es pasear por el casco histórico y descubrir los preciosos rincones que esconde esta maravillosa ciudad, por si os interesa aquí os dejamos los lugares que no os podéis perder en Málaga.

También te puede interesar: