CÓMO VISITAR MACHU PICCHU POR TU CUENTA

Según el tiempo, el dinero y las ganas de aventura que tengas podrás organizar tu viaje al Machu Picchu de una u otra manera. Como podréis imaginar, nosotros os recomendamos la manera LOW COST, infinitamente más barata que las demás opciones, aunque eso sí, tendrás que reservar al menos 3 días para tu visita.

No te preocupes porque este enclave lo merece!

Os mostramos la comparativa de precios entre las dos opciones principales que tenéis para visitar el Machu Picchu.

1.- Los precios indicados corresponden al total gastado por persona durante toda la visita.
2.- El precio del avión corresponde únicamente al trayecto de ida Lima-Cuzco.
3.- La opción Low Cost implica dos noches de alojamiento en Aguas Calientes, mientras que la opción Premium permite ida y vuelta a Machu Picchu en el mismo día.

Machu Picchu, se encuentra en la región de Cuzco, a unos 225 km de la ciudad. Está ubicado en el Valle Sagrado de los Incas, uno de los antiguos imperios más poderosos del continente americano y que se asentó sobre gran parte de América Central. Su lengua era el quechua, idioma que aún se habla en la actualidad en algunas zonas de Perú!

Podemos decir que Machu Picchu es uno de los lugares más emblemáticos del la Tierra. De hecho forma parte de las 8 maravillas del mundo moderno, por lo que viajar a Perú y no visitarlo sería algo que NUNCA TE PERDONARÍAS!

El nombre de Machu Picchu viene del idioma quechua, donde significa “montaña vieja”. Por su parte, el famoso pico montañoso que aparece en todas las fotos al fondo del Machu Picchu se conoce como Huayna Picchu, que significa “montaña joven”. Como curiosidad, este monte forma la nariz de la famosa «cara del Inca». Echadle imaginación y veréis en la foto la silueta de un rostro mirando al cielo.

OPCIONES PARA LLEGAR A MACHU PICCHU

Desde Europa no hay vuelos directos hasta Cuzco, por lo que tendrás que hacer escala en Lima, la capital peruana. Nosotros pasamos aquí 24 horas, tiempo durante el que pudimos explorar un poco la ciudad, hasta que al día siguiente cogimos un avión hacia Cuzco.

A Machu Picchu se puede llegar básicamente de dos formas diferentes:

  1. Opción Low Cost: Totalmente por libre, que como imaginaréis es la opción que elegimos nosotros y, sin duda la más interesante y aventurera!
  2. Opción Premium: Tomando un tren de Cuzco hasta Aguas calientes y después un autobús que te sube al yacimiento arqueológico. Se trata de una opción bastante más cara porque el precio del tren es realmente ridículo, sigue leyendo y lo descubrirás!

DÓNDE Y CUÁNDO COMPRAR LA ENTRADA

La respuesta a esta pregunta es: Depende de lo que quieras visitar. Para visitar el Machu Picchu existen 4 tipos de entradas y unas tienen mayores limitaciones de aforo que otras.

  • Entrada única a la ciudad Inca de Machu Picchu. Permite «únicamente» el acceso a la zona arqueológica donde el aforo es amplio, por lo que no suele haber problemas a la hora de conseguirla. El precio ronda los 45€ al cambio.
  • Entrada de tarde a Machu Picchu. Igual que la anterior pero para entrar por la tarde (a partir de las 13:00), tampoco suele tener problemas de disponibilidad y es ligeramente más económica.
  • Machu Picchu + Huayna Picchu. El ascenso al Huayna Picchu está limitado a 600 visitantes al día distribuidos en turnos de entrada entre las 8:00 y las 11:00 de la mañana. Por este motivo suele ser la entrada más difícil de conseguir. De hecho la gente reserva con meses de antelación. El precio asciende a unos 63€ al cambio, un buen sajazo al pecho.
  • Machu Picchu + Montaña. Similar a la entrada de Huayna Picchu en cuanto a limitación de aforo y horarios de acceso. Sin embargo suele tener menos demanda que la anterior por lo que no es tan compleja de conseguir.

Antes de comprar la entrada es importante que planifiques bien tu visita, ya que hay dos turnos para visitar Machu Picchu. El primer turno de entrada es de 6:00 a 12:00 y el segundo turno de 12:00 a 17:30.

Como habréis visto, la verdad es que los precios de las entradas son carísimos comparados con el nivel de vida del resto de Perú.

Por suerte para los peruanos y países vecinos existen importantes descuentos para ellos. Sin duda se trata de un negocio bastante lucrativo para el gobierno peruano que se está forrando a base del turista extranjero.

Por tanto, aunque todos los blog recomiendan reservar la entrada con muchísima antelación, la verdad es que sólo tendrías que hacerlo si no quieres perderte el Huayna Picchu, que no es mucho más que una subida vertiginosa con tropecientos mil escalones a una montaña que hay justo detrás de la zona arqueológica. Las vistas son espectaculares pero no tiene mucho más.

Como nosotros teníamos claro que nuestra prioridad era el Machu Picchu y que además organizaríamos la ida y vuelta por nuestra cuenta, no queríamos comprometernos en fechas y horarios con la visita. Así que esperamos hasta el último momento para adquirir las entradas. Tanto es así que las acabamos comprando la tarde de antes en el puesto oficial de venta de Aguas Calientes y había entradas de sobra!

Consejo de calidad: Si pensáis esperar al último momento, es importante saber que en la web oficial de Machu Picchu puedes ir viendo cada día las entradas que quedan disponibles, para comprarlas por Internet en caso de que veáis que se están agotando!

Si os dormís en los laureles y cuando llegáis a Aguas Calientes os dais cuenta de que os habéis quedado sin entrada, siempre podréis recurrir a contratar paquetes completos de entrada + guía + desplazamiento con agencias locales, aunque os avisamos de que el despiste os saldrá caro!

LLEGADA A CUZCO

Nosotros aterrizamos en Cuzco por la tarde, hicimos noche y salimos hacia Machu Picchu a la mañana siguiente. Después volvimos para pasar una noche más porque esta ciudad merece una visita obligada y pausada.

Además, si vas a moverte por la zona te recomendamos que compres pastillas y hojas de coca (aunque el efecto de estas últimas es más mito que realidad) ya que estamos a 3800 metros de altitud y es probable que sufras el llamado «mal de altura». Si quieres saber más sobre este síndrome y cómo evitarlo, pásate por nuestro post sobre La Montaña de los 7 Colores.

Una vez hayas aterrizado, en el aeropuerto puedes pedir UBER para llegar al centro de Cuzco, que te saldrá alrededor de 2€. Por nuestra parte recomendamos viajar por las ciudades en UBER, por ser más seguro que los taxis y por supuesto que los autobuses públicos. Por cierto, estos últimos salen por menos de 0.50€ el viaje.

En cualquier caso, si no hay vehículos UBER disponibles, no te será difícil tomar un taxi. Ten en cuenta que son unos cracks regateando los precios del trayecto e intentan aprovecharse del viajero incauto.

Por eso os recomendamos buscar el precio del trayecto en UBER y usarlo como referencia en la negociación para evitar que te timen 🙂

LAS AGENCIAS DE VIAJES LOCALES

La ciudad de Cuzco es pequeña y fácil de recorrer y su centro, presidido por la majestuosa «Plaza de Armas», se encuentra repleto de agencias de viajes. Estos negocios te permiten vivir unas experiencias inolvidables mediante una gran oferta de tours y actividades por la zona. Sin duda te las recomendamos al 100%. Además si no encuentras las agencias en los 5 primeros minutos no te preocupes, porque ellos ya te habrán encontrado a ti! 🙂

Al minuto de pisar esta plaza estábamos rodeados de comerciales, está claro que llevábamos escrito en la frente «Venimos a visitar el Machu Picchu» 🙂

Estas agencias tienen una competencia feroz entre ellas, por lo que ofrecen unos precios muy competitivos y, sin duda, mucho más baratos que si contratas cualquier tour por internet.

Ofrecen packs de desplazamientos en furgoneta compartida + visita guiada + comida a diferentes atractivos turísticos con precios alrededor de los 20€. Algunos incluyen comida y otros no, por lo que es importante tener este dato en cuenta a la hora de negociar los precios.

Si algo nos quedó claro de nuestro viaje por Perú es que en este país NO merece la pena planificar actividades por adelantado contratando por internet. Realmente, es mucho más económico y flexible contratar en las agencias locales una vez estéis en la zona. Para que os hagáis una idea, la reserva por internet es unas 3 o 4 veces más cara que en las agencias turísticas de Perú.

Además es común jugar al regateo en estos negocios por lo que siempre consigues una rebaja o ventajas adicionales si aprietas un poco 🙂

Normalmente las excursiones que ofrecen las agencias del país se componen de un guía y un chófer (a veces son el mismo individuo) que conduce una MINIVAN con cabida para grupos de unas 12- 14 personas.

Es importante informarse del estado de estos furgones antes de contratar el viaje, ya que algunos de los más baratos son demasiado viejos e incómodos.

LLEGAR A MACHU PICCHU DESDE CUZCO

Como comentábamos al inicio del post, existen dos maneras principales de llegar a Machu Picchu: La PREMIUM y la OPCIÓN LOW COST! La opción PREMIUM consiste en acceder en tren, pero os advertimos que sale bastante cara.

Es la opción más rápida y cómoda pero, al mismo tiempo, la más cara con diferencia, ya que el precio de cada trayecto parte de los 180€ y puede llegar hasta los 500€!

Sí, has leído bien, 500 pavazos por llevarte de Cuzco a Machu Picchu. Aunque eso sí, en unos vagones con todas las comodidades, comida e incluso actuaciones en directo dentro del tren!

Todo un espectáculo reservado para los más pudientes. Puedes reservar tu billete en alguna de las dos compañías que ofrecen este servicio, PERURAIL o INKA RAIL.

La segunda posibilidad, nuestra OPCIÓN LOW COST, consiste en viajar por libre desde Cuzco hasta Aguas Calientes y, desde allí acceder a Machu Picchu al día siguiente.

Si eliges esta opción, debes tener clara una cosa: Machu Picchu es una zona de ruinas arqueológicas, situada en la cima de una montaña, donde no hay alojamientos ni servicios de ningún tipo.

El único pueblo para alojarse que existe en la zona es el cercano municipio de Aguas Calientes, situado en el valle a los pies de Machu Picchu, y separado de éste unos 9 km.

La opción LOW COST te lleva a Aguas Calientes mediante un largo viaje en minivan de unas 6 horas de duración seguido de una caminata de 2 horas por mitad de los Andes.

Nosotros contratamos el viaje en minivan en una agencia de Cuzco y nos salió por unos 18€ ida y vuelta. La furgoneta anduvo 6 horas recorriendo carreteras sinuosas, puertos de montaña y caminos sin asfaltar, hasta llegar a la «Central Hidroeléctrica Machu Picchu II». A partir de aquí no hay camino, literalmente. Lo único que existe es la vía del tren que sube hasta Aguas Calientes

Desde la Central Eléctrica puedes tomar el ferrocarril para recorrer los 11 kilómetros que quedan hasta el pueblo. Sin embargo, los más aventureros y atrevidos pueden elegir la opción de recorrerlos a pie siguiendo las vías del tren durante unas 2 horas. Nosotros optamos por esta solución y os aseguramos que fue una de las rutas más espectaculares de nuestra vida.

Los paisajes y la vegetación selvática son una experiencia inolvidable! Sin dejar de lado las picaduras de los mosquitos, que tampoco se olvidan hasta pasados unos cuantos días 🙂 Gran fallo no llevar repelente…

La ruta sigue la vía de tren, que además está bastante transitada por mochileros como tú, por lo que no hay ningún riesgo de perderse.

Tras un largo día de viaje llegamos a Aguas Calientes, también conocida como Machu Picchu Pueblo, lugar donde dormiremos y repondremos fuerzas con unas buenas Cusqueñas, ya que a la mañana siguiente habrá que madrugar para subir caminando ahora sí, al emblemático Machu Picchu.

A la mañana siguiente, tienes dos opciones para acceder desde Aguas calientes hasta la entrada del recinto arqueológico de Machu Picchu:

  • Subir en autobús por una pista ancha pero sin asfaltar que te llevará hasta la puerta del yacimiento, o
  • Acceder caminando por un sendero en mitad de los Andes.

Si pensáis elegir la primera opción tenéis que saber que los billetes de autobús se sacan en el pueblo de Aguas Calientes por el «módico» precio de 20€ ida y vuelta. Como veréis, en lo relativo al Machu Picchu nada es barato!

Subir en autobús es una buena opción si estáis cansados de la caminata del día anterior… Sin embargo, los que nos conocen de verdad, ya intuirán que os aconsejaremos la opción senderista, no tanto por ahorrar los 20€ del autobús, si no porque el ascenso a través del estrecho y vertical sendero en mitad de los Andes, se convierte en toda una experiencia vital.

El recorrido te tomará entre una y dos horas, dependiendo de tu estado físico que, por bueno que sea, se verá afectado por encontrarte situado por encima de los 2.500 metros de altitud.

Lo bueno es que la altitud no es suficiente para que te veas afectado por el mal de altura, por lo que no es algo de lo que tengas que preocuparte en el Machu Picchu.

El sendero parte unos 500 metros más abajo del pueblo de Aguas Calientes, justo al lado del Mariposario de Machu Pichu, y no tiene pérdida, porque además de estar señalizado, se encuentra bastante transitado por viajeros. El camino sube vertical por la ladera de la montaña atravesando los zigzags que hace la pista por la que ascienden los autobuses.

Una vez llegados a la puerta de entrada, nos encontraremos con bastantes guías turísticos oficiales. Os recomendamos contratar uno, ya que suelen salir por tan solo unos 6€ por persona y se aprende bastante con ellos. El precio vuelve a ser regateable como casi todo en este país 🙂

Estas visitas son un servicio compartido de unas 10-12 personas (como máximo) con el que se recorren los principales rincones del complejo arqueológico del Machu Picchu.

Aunque el recorrido, de unas 2 horas de duración, es el mismo en todos los tours, la forma de contar la historia del Pueblo Inca varía mucho de unos guías a otros, dependiendo de la gracia que tenga cada uno de ellos. Desafortunadamente no hay manera de saberlo cuando elijes a uno en la puerta, por lo que te deseamos que tengas suerte 🙂

Una vez visitado el Machu Picchu, volvimos a descender el sendero para regresar a Aguas Calientes, donde nos alojamos una segunda noche antes de emprender el viaje de vuelta a Cuzco a la mañana siguiente. La vuelta es sencilla, no hay más que deshacer el mismo camino que seguimos para llegar 🙂

COMER Y DORMIR EN AGUAS CALIENTES

El precio del alojamiento puede ser bastante económico en este pueblo. Si no eres muy escrupuloso puedes encontrar dónde dormir desde 7€ por persona y noche. Eso sí son habitaciones en casas particulares, mal aisladas en cuanto a ruido y climatización y solo aptas para los más aventureros! La diferencia de precios es abismal con los hoteles, que ofrecen habitaciones con todo tipo de comodidades con precios que pueden superar los 100€.

En cuanto a la comida, encontramos unos precios bastante razonables teniendo en cuenta lo turístico de la zona. Os recomendamos que busquéis por la calle Ave Pachacutec, que se encuentra llena de restaurantes. Nosotros cenamos en el Restaurante Qhawarina, donde probamos un exquisito filete de Alpaca, Ceviche de trucha y algo de picar. La verdad es que salimos muy satisfechos por tan sólo 10€ por persona.

Además al caer la tarde casi todos los locales ofrecen Happy Hour de 2×1 en cócteles y cervezas + algo de picar como nachos o cancha tostada. Cuatro bebidas salían alrededor de 6€, curiosamente si pides cerveza te saldrá un par de euros más caro, porque no debe ser fácil transportarla hasta allí!

Por cierto, no olvidéis pediros unos Pisco Sours, el cóctel más típico y delicioso de Perú 🙂 Está hecho a base de un orujo de uva, clara de huevo y limón. Una combinación totalmente increíble!

Con esto acaba nuestra excursión al Machu Picchu, si te has quedado con ganas de más, no te pierdas otra ruta que también parte de Cuzco y que te llevará a uno de los paisajes más increíbles de Perú: La montaña de los 7 Colores.

También te puede interesar: