BILBAO. ARQUITECTURA Y GASTRONOMÍA

Desde el comienzo de la Revolución Industrial, Bilbao fue el motor económico del País Vasco y de todo el norte peninsular apuntalado en cuatro pilares fundamentales: La industria siderúrgica, la naviera, el transporte marítimo y la banca.

Todo funcionaba de maravilla hasta que la crisis económica provocada por el precio del petróleo llevó al traste el esplendor económico de la región a lo largo de la década de los 70. En ese momento Bilbao, con sus chimeneas apagadas, sus fabricas cerradas y su lluvioso clima se convirtió en una ciudad gris y triste que añoraba tiempos pasados mejores.

Recordemos que en esos años comenzaron a intensificarse las acciones del brazo armado de la banda terrorista ETA que, luchando por la independencia de Euskadi, sembró el terror en todo el territorio español y, muy especialmente, dentro del propio País Vasco.

Todo ello convirtió a Bilbao en una ciudad poco atractiva, relativamente peligrosa y aislada del turismo de masas.

Tuvieron que pasar muchos años para que, a finales de los años noventa y principios del nuevo milenio, un conjunto de acertadas políticas de remodelación urbanística y cultural transformaran en poco tiempo la ciudad, consiguiendo recuperar el esplendor de décadas anteriores poniendo en foco en el sector turístico.

Las viejas fábricas y los astilleros han desaparecido para dejar paso a edificios que se han convertido en pocos años en verdaderos emblemas de la ciudad. El museo del Guggenheim, el Palacio Euskalduna o la Torre Iberdrola hacen que el skyline de Bilbao sea reconocido a nivel mundial.

QUÉ VER EN BILBAO

Bilbao en general no es una ciudad barata. No obstante existe un amplio abanico de precios por lo que puede haber mucha diferencia entre viajar de una u otra manera. Como siempre, en este post intentaremos mostraros la forma de planificar vuestro viaje al estilo LOW COST.

Para que os hagáis una idea, este fue nuestro gasto aproximado de 3 días comiendo y bebiendo sin parar en Bilbao.

1.- Los precios indicados corresponden al total gastado por persona durante tres días (3 noches).
2.- El presupuesto de coche, incluye gasolina y peajes desde Barcelona, teniendo en cuenta 2 pasajeros.
3.- El precio de 4.50€ es lo que cuesta de media «una Tirada», como llamamos a Cerveza + Tapa.

Situarse en Bilbao es fácil porque la ciudad se encuentra dividida por la famosa Ría de Bilbao, una desembocadura del sistema hídrico formado por los ríos Nervión e Ibaizábal justo antes de verter sus aguas en el mar Cantábrico.

Este curso de agua, cuyo nivel sube y baja varios metros dependiendo del estado de las mareas, constituye actualmente la columna vertebral de cualquier recorrido por la ciudad. Curiosamente antaño era un punto bastante conflictivo donde la droga y las trifulcas estaban a la orden del día. Sin embargo, a día de hoy es un paseo abierto y completamente remodelado que separa el Casco Viejo del Ensanche de la ciudad.

En su zona alta se encuentra el Casco Viejo, con sus calles estrechas, su particular arquitectura y la infinidad de bares y tabernas que lo caracterizan. Iglesias como la de San Antón, La Encarnación o la propia Catedral de Santiago de Bilbao son construcciones que no podemos dejar de disfrutar en esta zona de la ciudad.

EL CASCO VIEJO

El Casco Viejo -o Zazpi Kaleak en euskera- está compuesto por las 7 calles que formaban el poblado medieval que dio origen a Bilbao. Además de las construcciones religiosas de la zona, otro punto altamente recomendable es la biblioteca municipal de Bidebarrieta.

En este barrio tampoco podemos olvidar la Plaza Nueva, una acogedora plaza de estilo neoclásico construida alrededor de 1850 que actualmente alberga algunos de los mejores bares de pintxos de la ciudad, de los que os hablamos en el post Por Bilbao de Pintxos.

Por la zona también encontramos el Mercado de La Ribera, de estilo de estilo art-deco, que con 10.000m2 de superficie destinada al comercio de producto fresco de primera calidad, se corona como el mercado cubierto más grande de Europa.

Finalmente no podemos olvidar el Teatro Arriaga, situado junto  al Puente del Arenal, que une las dos orillas de la Ría conectando el Casco Viejo con el Ensanche. Este teatro constituye otro de los emblemas de esta parte de la ciudad.

Se trata bello edificio que fue levantado a finales del XIX, en honor a Juan Crisóstomo Arriaga. En 1914 tuvo que ser reconstruido tras sufrir un incendio que causó graves destrozos en la estructura. Aunque actualmente cada vez se usa menos porque la mayoría de los espectáculos teatrales se han desplazado al Palacio de Euskalduna, continúa siendo un edificio simbólico de los tiempos de esplendor de la ciudad durante su Revolución Industrial que vale la pena visitar.

LA RÍA DE BILBAO

Un paseo ría abajo nos permite disfrutar de la tranquilidad y la belleza de esta arteria que fue origen de la actual ciudad de Bilbao. También existe la posibilidad de descender la ría en kayak o piragua, una manera original de disfrutar de la ciudad desde otro punto de vista!

Aguas abajo, en la zona norte de Bilbao encontramos la construcción que, desde su inauguración en 1997, se convirtió de inmediato en el emblema de la ciudad y situó a Bilbao en el mapa del turismo a nivel mundial, como ya imaginarás estamos hablando del Museo Guggenheim.

Obra del famoso arquitecto Frank Gehry, se trata de una construcción futurista compuesta por complejas curvas recubiertas por cerca de 33.000 planchas de titanio que le confieren su característico aspecto metalizado. El museo se convierte en el arte que contemplar, por lo que realmente las obras de su interior pasan a un segundo plano.

Aún así, si pensáis entrar os recomendamos que saquéis las entradas por internet puesto que salen un par de euros más baratas que en taquilla. El precio online de la entrada de adulto es de 10€. Los horarios varían en verano e invierno por lo que os recomendamos visitar su página WEB para planificar la visita. Y estad atentos porque los lunes laborables está cerrado, excepto en temporada de verano.

Como guardián del museo encontrarás al perrito más colorido que hayas visto nunca, Puppy, un enorme cánido esculpido por el artista Jeff Koons que se encuentra permanentemente cubierto por una preciosa capa de flores frescas en toda su superficie.

En esta zona de la ciudad encontramos también el Museo de Bellas Artes de Bilbao, la Torre Iberdrola -el rascacielos más alto de Bilbao con 165 metros de altura- y el polémico Puente Zubizuri diseñado por el famoso arquitecto valenciano Santiago Calatrava.

El puente Zubizuri o Puente peatonal del Campo de Volatín es una pasarela peatonal formada por un arco inclinado que une dos plataformas de acceso situadas en ambas orillas de la ría y que sostiene mediante cables de acero una plataforma peatonal. La estructura se encuentra totalmente pintada de blanco lo que confiere al diseño un aspecto futurista.

El dato curioso del puente es que el diseñador definió un suelo acristalado, algo totalmente incompatible con una ciudad donde llueve, de media, uno de cada tres días al año.

Éste y otros detalles constructivos obligaron al Ayuntamiento de Bilbao a ejecutar una serie de retoques estructurales que, en 2007 originaron la denuncia por parte de Santiago Calatrava por los derechos morales de la integridad de su creación, solicitando una indemnización de 3 millones de euros. Los detalles de esta «trambólica» historia y su desenlace están ampliamente recogidos en internet por lo que no nos extenderemos más 🙂

LA CATEDRAL: ESTADIO DE SAN MAMÉS.

Si seguimos andando, a menos de 10 minutos aguas abajo del museo del Guggenheim encontramos la verdadera Catedral de Bilbao, el estadio de San Mamés, conocido popularmente como «La Catedral» apodo acuñado por los aficionados del Athletic Club de Bilbao para mostrar la grandeza de su estadio frente a cuantos se levantan en España.

Por todos es conocida la pasión con la que se vive el fútbol en esta ciudad. Su club, el Athletic de Bilbao es uno de los más importantes de La Liga española y su estadio se convierte en un fortín de dónde resulta muy difícil salir con algún punto como visitante.

Además, es curioso que desde 1911 este equipo mantiene la política de fichar únicamente a futbolistas de origen vasco para demostrar que se puede competir a primer nivel sin necesidad de fichar a estrellas internacionales.

El nuevo San Mamés, construido en 2013 sobre el estado antiguo, es un templo del fútbol de 53.331 plazas de capacidad que no te puedes perder si eres amante de este deporte o simplemente quieres ver un estadio top a nivel mundial!

Además, dentro del estadio se encuentra el bar La Campa de los Ingleses, que nos permite tomar algo junto a una gran cristalera con vistas directas al interior de La Catedral. Una experiencia inigualable que te sorprenderá!

Como colofón, si tenemos tiempo y queremos ponerle la guinda al pastel de nuestra visita a Bilbao no podemos perdernos las vistas panorámicas de la ciudad desde el mirador de Artxanda.

Un parque situado en el monte del mismo nombre al que se asciende tanto en coche como en un tren cremallera. El tren escala verticalmente los 200 metros de desnivel que existen hasta la cima, un paseo que sale por menos de 2€ con el que podrás disfrutar de esta experiencia única en la ciudad.

EL PUENTE DE VIZCAYA

Hasta su desembocadura, la ría se encuentra repleta de municipios formando una de las áreas metropolitanas más pobladas de todo el país. Ciudades como Baracaldo, Sestao, Portugalete o Santurce en la margen izquierda y Deusto, Getxo o Algorta en la margen derecha, ofrecen al visitante sorpresas que merece la pena explorar.

Construcciones señoriales salpican los municipios de la ría en recuerdo de los tiempos pasados del esplendor económico industrial de la región.

Un icono especialmente destacable de esta antigua zona industrial es el Puente de Vizcaya, un puente colgante de estructura 100% metálica que cruza sobre la Ría de Bilbao uniendo las localidades de Portugalete y Getxo.

El puente, construido a finales del siglo XIX, surgió como iniciativa privada para dar respuesta a la demanda de más de medio millón de personas que cruzaba anualmente la ría en barcos de remos. Actualmente su explotación continúa en manos privadas y transporta 4 millones de pasajeros y medio millón de vehículos al año en sus más de 300 cruces diarios sobre la Ría de Bilbao.

Con sus 61 metros de altura y 160 metros de longitud fue el primero en el mundo de su tipología​ y uno de los ocho que se conservan actualmente, por lo que si andas por la zona de Bilbao no puedes dejar pasar la oportunidad de cruzar la ría sobre el trasbordador de esta histórica estructura, declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco el 13 de julio de 2006.

Tras este atracón de turismo es hora de llenar un poco el estómago! Así que si estás pensando dónde encontrar buenos bares para tomar unas cervezas o «zuritos» como los llaman en Bilbao, no dejes de visitar nuestro post Por Bilbao de bares.

CÓMO LLEGAR A BILBAO

Bilbao es una ciudad muy bien comunicada, tanto por carretera, como por ferrocarril y avión, por lo que no tendrás problema ninguno para llegar a esta capital del norte de España.

Una vez allí, el centro de la ciudad se puede recorrer a pie fácilmente. Además existe una muy buena red de autobuses y metro que conecta los principales lugares de interés, otro punto a favor del transporte público.

De hecho el metro se extiende para conectar diferentes ciudades Ría abajo, constituyendo una excelente opción de transporte entre Bilbao y su área metropolitana. Por tanto, si sólo vas a visitar la ciudad y los alrededores inmediatos, te aseguramos que no necesitarás el coche para nada.

El problema lo encontrarás si quieres moverte a puntos más alejados dentro de la provincia. Lugares de visita obligada como Bermeo, Gernica o San Juan de Gaztelugatxe, son difícilmente alcanzables en transporte público, por lo que un vehículo particular te dará la libertad que necesitas para explorar estos lugares.

Si llegas en tren o en avión siempre puedes plantearte el alquiler de un vehículo con el que llevar tu visita a Bilbao a otro nivel!

DÓNDE DORMIR EN BILBAO

Como hemos comentado a lo largo del post Bilbao es una ciudad que ofrece una amplia gama de precios. Encontrarás precios para habitación doble desde unos 50€ por noche hasta todo lo que te quieras gastar 🙂

Si quieres ahorrar, una opción es pernoctar en los municipios de alrededor, como Getxo, Portugalete o Baracaldo, que ofrecen precios más contenidos, aquí puedes encontrar hostales alrededor de 40€ la noche. Si tomáis esta opción aseguraros de que el alojamiento se encuentre cerca de alguna parada de metro, de lo contrario perderéis mucho tiempo en ir y venir del centro de la ciudad.

Por nuestra parte pensamos que la zona del casco viejo del Bilbao ofrece una relación calidad-precio que merece la pena estudiar. Por 50€ la noche podrás encontrar Airbnb u hostales en Booking cómodos y muy bien situados perfectos para convertirse en tu base de operaciones para recorrer la ciudad. Eso sí, no esperes ningún lujo por ese precio, si quieres algo más fino deberás doblar tu presupuesto y aproximarte a los 100€ por noche.

ACTIVIDADES EN BILBAO

También te puede interesar: