DESCUBRE CRETA EN 5 DÍAS

Si estáis pensando en viajar a una isla griega, no dudéis en ir a Creta, la alegre isla que lo tiene todo, desde playas salvajes y paradisíacas hasta una gastronomía mediterránea exquisita.

Como siempre, para que os hagáis una idea, empezamos por mostraros el presupuesto de nuestro viaje de 4 días por Creta en modo LOW COST:

1.- Los precios indicados corresponden al total gastado por persona durante 5 días.
2.- El precio del ferry es de Santorini-Creta.
3.- La opción Low Cost implica comprar algunos alimentos en el supermercado.

Si habéis leído nuestro post sobre Santorini, lo primero que hay que tener en cuenta es que Creta es una isla mucho más grande, de hecho no tiene nada que ver en distancias con la vecina y pequeña Santorini.

Creta, con 254 kms de longitud y entre 15 kms y 60 kms de anchura, se sitúa como la quinta isla más grande de todo el Mediterráneo. Por lo que si quieres recorrerla al completo tendrás que pensar en una estancia mínima de una semana. Nosotros únicamente estuvimos 4 días y se nos quedaron bastante cortos. 🙁

Alrededor de las 20:00 horas de la tarde atracamos con el ferry en la bella ciudad de Heraklion, capital de Creta. Heraklion cuenta con un gran puerto desde donde parten multitud de ferrys hacia Atenas y muchas otras islas vecinas, por lo que es un buen punto para organizar diferentes visitas.

Tan pronto pones un pie en tierra firme, lo primero que sorprende es la gran fortaleza veneciana que rodea el puerto, conocida como Fortaleza de Koules. Una construcción del siglo XIII que ejerció durante siglos una función defensiva de la ciudad.

A 5 minutos de la fortaleza se encuentra el centro de Heraklion, que a pesar de ser una ciudad más bien de paso, es un lugar que ofrece agradables paseos por su casco antiguo, disfrutando de su historia y su rica gastronomía en bares y restaurantes.

La verdad es que al pasar sólo una noche, no tuvimos tiempo de descubrir en profundidad todos sus encantos ya que para nosotros no fue más que un punto de entrada y salida de Creta, por ser la ciudad mejor comunicada de la isla.

CÓMO MOVERSE POR CRETA

La isla de Creta es bastante extensa y accidentada, no dispone de sistema ferroviario y además, el único transporte público que existe, el bus, no es que sea muy bueno que digamos… Por lo que moverse sin coche es complicado.

La única opción para recorrer la isla de manera relativamente cómoda es alquilar un coche. Y decimos «relativamente» porque las carreteras son de doble sentido, muchas de ellas no están en las mejores condiciones de mantenimiento y además los conductores de la isla son unos KAMIKAZES!

Como muchos sabréis, muchas compañías cobran un extra (que a veces llega casi a 100€) por entregar el coche en un local diferente al de recogida. Por ello, como nuestro siguiente desplazamiento sería en avión hacia Atenas, decidimos alquilar el coche directamente el aeropuerto, para aprovechar la facilidad de entrega a la vuelta. El precio del alquiler por 4 días nos salió por 200€ en total, 100€ por persona.

De esta manera, tras pernoctar en Heraklion, a la mañana siguiente tomamos un autobús hacia el aeropuerto (2.50€ por persona) para recoger el coche de alquiler que nos llevaría a explorar las mejores playas de la isla.

Tras varias vueltas intentando encontrar el parking de la compañía de alquiler y una vez hecho el chequeo habitual de bollos y arañazos, que es un punto fundamental en el alquiler de vehículos si quieres evitar que en la entrega «te cuelen» accidentes que no son tuyos, pusimos rumbo a Chania.

Así comenzó una aventura al volante que nunca olvidaremos…

Resulta que todas las carreteras de la isla son de doble sentido, pero algunas tienen arcenes amplios, así que los lugareños, con vehículos que deberían llevar años en el desguace, han decidido usar estos arcenes como un carril adicional, con lo que convierten algunas carreteras en vías de 4 CARRILES! 🙂

Sí, sabemos que parece una locura y lo es! Es la ley de la jungla. Te adelantan sobre línea continua y al que venga de frente más le vale irse derecho al arcén si no quiere que te pasen por encima… De hecho, si vas a baja velocidad, los conductores de detrás te increpan para que circules por el arcén, para ellos el arcén es un carril más que debes usar SIEMPRE QUE TE SEA POSIBLE.

Así que ya sabéis lo que hay… El que avisa no es traidor… 🙂

LAS MEJORES PLAYAS DE CRETA

Tras un par de horas de ver barbaridades al volante llegamos a Chania, más conocida como «La Canea» que, para nosotros fue una de las ciudades más bonitas y hermosas de Grecia, tanto por sus callejuelas llenas de vida como por su pintoresco casco histórico.

Con un legado veneciano y otomano, la región de Chania cuenta con las mejores playas de toda la isla, y no exageramos! Se trata de un conjunto de maravillas naturales que nada tienen que envidiarles a las mejores playas caribeñas o asiáticas.

Chania se convirtió en nuestra base de operaciones durante tres días en los que descubrimos las playas más paradisíacas en las que hemos estado nunca. Elafonisi , Balos Beach, Seitan Limania o Falassarna son visitas obligadas que pasamos a explicaros una a una.

BALOS BEACH. EL CARIBE EN EUROPA

La playa y laguna de Balos es una de las más visitadas de toda la isla. Aunque se encuentra a tan solo 56 kilómetros de Chania, realmente la duración del trayecto es de una hora y media, porque los últimos 7 kilómetros son un auténtico camino de cabras sin asfaltar donde emplearás casi 30 minutos.

Además el acceso con vehículo está controlado y no te quedará más remedio que pagar el ticket a la entrada. La «multa» sale por un euro por ocupante.

Al final de esta ruta que es bastante entretenida por sus baches, sus hermosas vistas y las cabras que andan por el camino como si fuera suyo (realmente puede que lo sea:))  se encuentra este paraíso de aguas turquesas y arena blanca. La calidez, tranquilidad y brutal transparencia de sus aguas poco profundas lo hacen un lugar idílico difícil de olvidar.

En la zona superior de los acantilados, Balos Beach cuenta con amplio aparcamiento, aunque eso sí, relativamente alejado del agua, por lo que tendrás que caminar unos 10 minutos en penitente descendente por un camino de escaleras de piedra hasta llegar a la playa.

Lo que en principio puede parecer un inconveniente se convierte en una de sus mejores bazas, ya que a lo largo del descenso podrás tomar algunas de las mejores instantáneas que pueden hacerse en esta isla. Esto la convierte quizás en la playa más fotogénica de todas las de la zona.

Es importante tener en cuenta que no hay servicios de restauración ni bares en esta playa por lo que es altamente recomendable llevar una nevera repleta de comida, bebida y hielo!

FALASSARNA. SURF Y «CHIRINGUITOS»

Para aprovechar el viaje al extremo noroeste de la isla, podemos completar el día con una visita a la playa de Falassarna, situada a unos 45 minutos en coche de Balos Beach.

Esta es otra de las playas más famosas de Creta aunque menos concurrida por turistas, ya que su público está compuesto principalmente por amantes de los deportes acuáticos extremos, que vienen atraídos por el fuerte oleaje y la gran extensión de más de 3 kilometros de costa abierta.

En este caso no hay que preocuparse por la comida ni el aparcamiento, ya que la playa dispone de una amplia explanada gratuita y cuenta con varios restaurantes y chiringuitos, donde podrás degustar comida típica cretense o tomar una copa fresquita mientras contemplamos las bellas puestas de sol que ofrece este rincón del Mediterráneo.

Bajo nuestro punto de vista, no es ni de lejos la mejor playa de la isla, pero merece la pena acercase para disfrutar un rato de su tranquilidad y su ambiente surfero.

ELAFONISI. EL PARAÍSO DE ARENA «ROSA»

El extremo suroeste de la isla esconde uno de los lugares más maravillosos del Mediterráneo. Elafonisi, una playa de arena blanca y fina que conecta la isla de Creta con el islote de Elafonisi, formando una laguna marítima natural de aguas cristalinas, impolutas y de mínima profundidad. De hecho, es posible acceder a pie al islote sin que el agua te cubra por encima de las rodillas! 🙂          

Elafonisi es una de las playas más conocidas de toda Grecia, sus bellas dunas y sus aguas cálidas y calmadas de color turquesa convierten a este paraíso en un atractivo destino turístico, por lo que es un lugar de baño y «postureo» muy concurrido especialmente en época estival.

Por cierto, por mucho que leas por Internet que su arena es de color rosado, os aseguramos que hay que tener bastante imaginación para reconocer esa tonalidad, ya que nosotros sin duda la definiríamos como blanca! 🙂

Por cierto, permitidnos un inciso. El relieve accidentado de toda la isla hace que las distancias sobre el mapa sean bastante engañosas, por lo que el tiempo empleado en recorrer cualquier trayecto se duplica o hasta triplica si lo comparamos con la circulación por una autovía típica europea.

Así que tened cuidado y planificad bien vuestra ruta si no queréis acabar conduciendo dos o tres horas más de las previstas! Por suerte, hoy día Google Maps es un gran aliado que nos saca de dudas en cualquier viaje!

Elafonisi es uno de estos ejemplos, está situada a tan sólo 80 kilómetros de Chania, pero sin embargo, la duración del trayecto asciende aproximadamente a una hora y media por una carretera estrecha y llena de curvas que nos deleita con un paisaje increíble. 

LA CALA DE TUS SUEÑOS: SEITAN LIMANIA

Para finalizar el recorrido por la zona Oeste de la isla, puedes visitar dos magníficas playas en un mismo día debido a su cercanía una de la otra, la playa de Stravos y la cala Seitan Limania.

La primera de ella, está situada es un pueblo de pescadores a media hora de Chania. Stravos es una playa más tranquila y sobre todo más accesible que las nombradas anteriormente.

Se caracteriza por encontrarse frente a una gran montaña que la protege del azote de las grandes olas del mar abierto, por lo que es muy recomendable para quienes prefieran aguas más tranquilas, ya que tiene las mismas olas que una piscina 🙂

Stravos es una playa tranquila que está realmente bien para relajaros bajo el sol del Mediterráneo. Sin embargo, como sabemos que a muchos os va la marcha, os hemos dejado para el final la que para nosotros es la mejor playa de Creta, un pequeña cala encajada entre dos acantilados de paredes verticales, llamada  Seitan Limania.

Las vistas desde el aparcamiento, sus aguas cristalinas y su aislamiento geográfico, convierten a esta cala es una maravilla de la naturaleza de visita obligada. Te advertimos que no puedes irte de Creta sin visitarla o te arrepentirás el resto de tu vida 🙂 Bueno quizás hemos exagerado un poco pero sinceramente este sitio es una maravilla!

El descenso a esta playa se hace por un camino de piedra estrecho y en algunos puntos casi vertical, lo que dificulta mucho su accesibilidad. Avisamos de que te será difícil llegar al agua si no tienes una cierta agilidad. Además, os recomendamos llevar siempre en la mochila un calzado apropiado para los caminos empedrados ya que encontrarás muchos de ellos en esta accidentada isla.  

Como decimos, sin duda esta playa merece la pena 100%. Desde el borde del acantilado cuenta con unas vistas espectaculares, una visión panorámica desde donde podrás fotografiar sus aguas cristalinas! Eso sí, más vale que madrugues porque si no será complicado hacerte el selfie sin que alrededor aparezcan mil personas.

Una vez que hemos superado el vertiginoso descenso hasta alcanzar al nivel del mar, llegamos a esta cala que además es un paraíso para la práctica de snorkel. Sus aguas cristalinas y sus paredes rocosas te permiten ver infinidad de peces de colores, así que no olvides el tubo y las gafas!

Y un consejo: Vigila tu comida! No por los bañistas, sino porque algunas cabras curiosas que viven por la zona te rodearán en cuanto abras la nevera para que les invites a un bocado 🙂

Tras disfrutar de esta aventura, nos despedimos de la zona noroeste de la isla y ponemos rumbo a Matala para poner el broche final a nuestra visita a Creta.  

EL PUEBLO HIPPIE DE MATALA

Matala es un pequeño pueblo ubicado a 75 kilómetros al sur de Heraklión, que conserva un curioso ambiente hippie de los años 60, puesto las cuevas de su playa fueron habitadas por comunas hippies que vivieron aquí hasta ser expulsados por la iglesia ortodoxa.

Hoy en día, las cuevas son un reclamo turístico más de este bello pueblo costero y podrás visitarlas por tan solo 2€. Se trata de un recinto cerrado para evitar que sean ocupadas por nostálgicos de la época hippie 🙂

El colorido centro de Matala se encuentra repleto de grafities y pinturas que muestran signos de paz y amor en cada rincón del pueblo, en recuerdo a los antiguos habitantes de este asentamiento.

En la fachada de uno de los restaurantes que da a la playa de Matala podrás ver el famoso graffitti : «La vida es hoy, el mañana nunca llega» Una filosofía de vida que deberíamos tener más presente en nuestro día a día cotidiano!

Después de pasar dos días relajantes y maravillosos en este curioso lugar, pusimos rumbo al aeropuerto de Heraklión, donde entregamos el coche de alquiler y tomamos el avión en dirección a Atenas, nuestro último destino en el País Heleno.

DÓNDE COMER EN CRETA

Como prácticamente estuvimos todo el tiempo de una playa a otra decidimos alimentarnos de nevera durante gran parte de nuestra estancia en la isla.

De hecho, la mayoría de las playas que os comentamos en este post están en zonas un poco perdidas que no disponen de servicios cercanos, por lo que os recomendamos comprar una nevera y llenarla cada mañana de avituallamiento en alguno de los supermercados de la zona. Esta opción os dará libertad de movimiento y es, sin duda, la más económica!

Pero como tampoco va a ser todo comer de bocadillos, por la noche solíamos aprovechar para probar los restaurantes de la zona, así que ahí van un par de recomendaciones.

En Chania hay una gran oferta de bares y restaurantes donde degustar los productos más típicos de la isla. La verdad es que resulta bastante difícil elegir uno porque la mayoría presenta muy buen aspecto. Los platos basados en el pescado fresco, frito o a la plancha, y en carnes adobadas son su especialidad

Nosotros os recomendamos el Restaurante To Kafeveio, situado en la Plaza 1821. Este local tiene una gran terraza exterior que suele estar repleta de gente local porque ofrece un producto realmente bueno. No exageramos si decimos que su ensalada griega fue la mejor que probamos en toda nuestra estancia en el país. Un restaurante sin pretensiones pero con todo el sabor! Además presenta un precio muy económico, cenamos dos personas por unos 20€ en total.

Por su parte Matala también se encuentra repleta de una amplia oferta de restaurantes, pero en este caso mucho más enfocados al turismo, por lo que los precios también son más altos que en Chania.

En este pequeño pueblo -tras muchas dudas porque todos los locales son muy similares- acabamos cenando muy bien en el restaurante Petra y Votsalo. Un establecimiento con vistas al mar y a las antiguas cuevas hippies de la playa que ofrece una buena variedad de pescado fresco de calidad. El precio, unos 20€ por persona.

DÓNDE DORMIR EN CRETA

Como ya hemos comentado anteriormente, la isla de Creta es muy grande, por lo que es complicado ofrecer unas pautas concretas sobre dónde dormir. Sin embargo, nuestra sensación general es que no hay que preocuparse mucho por los precios porque esta isla es bastante barata.

Si estáis dispuestos a dormir en Airbnb u hostales, es fácil encontrar precios que ronden los 15€ por persona y noche. El problema es que la calidad de muchos de ellos es bastante baja, por lo que hay que andar con mucho ojo a las valoraciones de anteriores huéspedes a la hora de reservar!

Si preferís mayor comodidad, os recomendamos no arriesgar y reservar noche directamente en alguno de los múltiples hoteles que ofrece la isla, en los que se pueden encontrar buenas habitaciones dobles por unos 60€ la noche.

Nosotros vimos de todo, desde una habitación muy equipada y confortable en el Hotel REA de Heraklion por 40€ la noche, hasta un apartamento horrible en Chania, situado en un edificio antiguo y en obras. Al menos nos salió bastante barato… Eso sí, suerte que sólo íbamos para dormir 🙂

Pero sin duda la palma se la llevó Matala con el Paradise Matala Hotel, un alojamiento rural con piscina, terraza y vistas a la montaña que nos salió por 40€ la noche, todo un lujo que nos dejó con ganas de más!

Por cierto, los precios que damos son por noche y habitación doble. Como veréis Creta es una auténtica ISLA LOW COST!

Y si os habéis quedado con ganas de más islas no os perdáis nuestro post sobre una de las islas más famosas de toda Grecia, la isla de Santorini.

También te puede interesar: